A la segunda fue la vencida. Tras perder las finales del año pasado ante Seattle, las Washington Mystics se proclamaron campeonas de la WNBA por primera vez en su historia. Ganaron el 5º y definitivo partido, haciendo valer el factor cancha, por 89-78 ante unas honorables Connecticut Sun.

Bramaba al cielo Elena Delle Donne, que ha jugado las finales con tres hernias discales, una máscara y una rodilla cascada (37 minutos anoche). Su final de partido fue clave, anotando 8 de sus 21 puntos. Junto a ella, una letal Emma Meesseman, que acabó con 22 puntos saliendo desde el banquillo y se llevó merecidamente el MVP de las finales (primera europea que lo logra). Qué Playoffs se ha marcado la belga. Un escándalo.

Washington festeja un nuevo título baloncestístico 41 años después. Por aquel entonces (1978), los Bullets de Elvin Hayes y Wes Unseld se proclamaron campeones de la NBA superando a los Sonics en las finales.

Enhorabuena, Mystics.

PORTADA EN THE WASHINGTON POST