Superada la jornada inaugural de la NBA, y con 11 partidos esta misma noche, es un buen momento para sentarse a valorar 4 datos muy interesantes que nos deja el primer choque entre Los Angeles Lakers y Los Angeles Clippers, con victoria 102-112 para los segundos.

60 puntos del banquillo de los Clippers

Los Angeles Clippers arrancan la temporada tal y como la finalizaron el año anterior: con una de las segundas unidades más potentes de toda la NBA. La salud de Kawhi Leonard y Paul George no es precisamente algo a destacar de ambas estrellas, pero si el banquillo es capaz de continuar a este nivel, algo que ya demostró el año pasado, que alguna noche descanse un jugador u otro no debería ser un hecho dramático.

Harrell, Green, Harkless, y un siempre incombustible Lou Williams, con 21 de esos 60 puntos, hacen que cada vez sea más difícil distinguir entre titular y suplente si se mira al equipo de Doc Rivers. Especialmente si se pone la lupa en la distribución de los minutos, donde Lou (36) y Harrell (38) son los dos jugadores que más tiempo pasaron en pista.

Esta gran actuación choca de frente con la pésima aportación de un banquillo de los Lakers que apenas sumó 17 puntos. Además de cerrar la noche en negativo, es trágico el desempeño de Caldwell-Pope, con 0 puntos en 27 minutos. Notaron las bajas de Kuzma y sobre todo Rondo, que será el encargado de poner orden en la 2ª unidad, pero si continúan con un desempeño similar la temporada se hará larga para las estrellas.

Los Lakers jugaron 15 veces al poste: el efecto Davis

Nueva estrella, nuevo estilo, o eso debe pensar Frank Vogel. Quizá abusaron más de la cuenta de dar el balón a Davis y postear, y sin embargo, lo cierto es que era una jugada tan sencilla como efectiva. Parar a Anthony Davis es una labor que muy pocos jugadores pueden lograr. Si además genera un mismatch porque en el equipo rival nadie tiene la capacidad física o la inteligencia necesaria para frenarlo… parte de los deberes están hechos.

Con la llegada de La Ceja a la franquicia de oro y purpura se abre una vía de anotación que hasta ahora era impensable si se valora que el interior principal era McGee. No funcionará todas las noches ni contra todos los contrincantes, pero ante una NBA que busca jugar más y más small-ball será una pesadilla para unos cuantos jugadores.

22-5 en puntos al contraataque y la lucha por el rebote

Otra de las historias de este primer derbi entre las franquicias de L.A. ha sido el tener un partido marcado por parciales muy claros. Rachas de 12-0 para un equipo u otro hasta que finalmente los Clippers logran cerrar el partido. Pero antes de eso, hay que hacer caso a dos estadísticas muy interesantes: los Clippers ganaron la batalla por el rebote y los puntos al contraataque.

Comandados por Beverley y sus 10 rebotes, fueron imparables cuando echaron a correr. LeBron y Davis no lograron sacar tanta ventaja en este apartado, y pese a que la cifra fue similar (45-41) solo uno de los equipos fue capaz de maximizar el beneficio de estas situaciones.

Danny Green supera a Kareem Abdul Jabbar como debutante en Los Angeles

Para ir cerrando estos 4 datos, un poco de Clickbait sano.  Los 28 puntos de Danny Green son el mayor registro anotador de un jugador que debuta con la camiseta Laker.  Un solo punto más sirve a Green para obtener un récord llamativo, y, sobre todo, inesperado, ya que este parecía un papel destinado a la gran adquisición veraniega.

En un papel extraño como máximo anotador, los 28 puntos de Green sirvieron para mantener a flote durante el 3er cuarto a los suyos, y es que su 7/9 desde el perímetro demuestra que en más de una ocasión será capaz de generar ventajas aprovechando los espacios que dos bestias como LeBron y AD conceden. Que logre mantener cierta regularidad desde el perímetro se antoja clave para que las aspiraciones tan elevadas de los Lakers puedan seguir siendo plausibles.