Más problemas para los Golden State Warriors. El conjunto californiano, que está protagonizando un preocupante inicio de temporada, vio hace unos días como se lesionaba Stephen Curry después de un choque con Aron Baynes, de los Suns. Curry penetró al aro y el pívot australiano le cayó encima de su mano izquierda, lo que provocó una fractura al jugador, según informó ‘The Athletic Bay Area’. 

Y las pruebas médicas realizadas este sábado han confirmado los peores presagios: Curry estará tres meses de baja por una rotura en el segundo metacarpiano de la mano derecha.

Así pues, la estrella de los subcampeones podría perderse más de 40 encuentros tras pasar por el quirófano.