Sergio Rodríguez cortó la buena racha del Barça en Euroliga con una auténtica exhibición. El base canario, que ya en el primer cuarto le cambió la cara al Milano desde el banquillo, firmó un último cuarto asombroso para liderar el triunfo italiano (83-70).

En los últimos 4 minutos de partido, el Chacho clavó tres triples (uno de ellos definitivo delante de Tomic) y repartió tres asistencias. Desencadenó la locura en el Mediolanum Forum y ajustició a los de Pesic, incapaces de frenarle.

Sergio Rodríguez acabó con 17 puntos y 7 asistencias. Es el líder absoluto de los de Messina, que suman ya cinco victorias consecutivas.