El brasileño, el mejor de los canarios, le dio la victoria a los suyos tras firmar un partido con 18 puntos, 8 asistencias y 25 de valoración. Kadji, el mejor de los colegiales con 23 de valoración, 16 puntos y 10 rebotes. Primera derrota del equipo estudiantil en casa.

De entrada, el partido dejó mucho ritmo en ataque por parte de ambos conjuntos. Con un Estu mejor plantado en los primeros cinco minutos, que fue creciendo en el partido y decayendo en ciertos momentos. Sola con un triple motivaba a los colegiales en los compases iniciales de partido con alianza de un Brizuela trepidante en ataque. El momento ofensivo del Estu acabó con una gran segunda mitad de cuarto por parte de los tinerfeños, que tirando de un gran Huertas y de un Shermadini que por fin lograba romper las marcas sobre él se plantaron por delante en el marcador. Chocándose ahora, con un Estu que se deprimió en ataque. Mientras tanto, Huertas y Shermadini seguían cargando con el ataque de los canarios, en el Estu, los buenos minutos pasaban por un estelar Kadji. Los locales lograron recortar distancias al final y ponerse 22-25, resultado con el que cerrarían el primer cuarto.

En el segundo cuarto, ambos equipos se mantuvieron erráticos. Estudiantes se volvió más dinámico con la presencia de Brizuela y Pressey en pista, volviéndole a mirar a la cara a Tenerife en el encuentro y poniéndoles en complicaciones. Sin embargo, el partido entró en una fase de error, ninguno de los dos encontraban el ritmo ofensivo del primer cuarto y los pocos puntos en ambos equipos dejaron huella en el parcial, aunque dejaron a los colegiales con ventaja al descanso (35-34)

Tras el descanso, Pressey inauguró el cuarto con un triple que puso por delante a los colegiales. No tardó en responder Tenerife de la mano de un Huertas intratable desde la línea de tres. Los canarios estaban cómodos desde el triple, Salinizarlo volvió a sacar ventaja desde la línea de tres. Sin embargo, Estudiantes, con un quinteto potente en pista formado por Pressey, Brizuela, Dangubic, Kadji y Arteaga; el conjunto local mejoró notablemente. Elaboraban transiciones finalizadas por un Kadji eléctrico. Los de Dzikic se ponían por delante tras un mate brutal a dos manos de Victor Arteaga, levantando consigo a todo un WiZink Center.

El partido se empezó a coser de nuevo desde la igualdad. Estudiantes, ahora con Scrubb en pista, seguía dinamizando jugadas de contraataque que finalizaba casi siempre en manos de Arteaga tras rebote ofensivo. Los de Dzikic pusieron el turbo en defensa. Con un Victor Arteaga consagrado en el partido, se unieron a la fiesta Pressey y Kadji poniendo a los del Ramiro 54-51. Con este resultado se cerraría el tercer cuarto, con un Estudiantes que había crecido y creído una barbaridad en todos sus activos en pista.

Con la llegada de los últimos diez minutos de partido, los locales conservaron bien su ventaja. Tenerife logró acercarse de nuevo a falta de 5:52 para el final, (61-58) gracias a un triple de Díez. Juan Palacios volvió a tomar distancias en el marcador y Brizuela, desde los libres, puso el 64-59. En un intercambio de golpes, Salinizarlo seguía con su fuerza en el triple, colocando a los de las Islas Canarias a dos puntos. Con un tramo final desacertado y frenético al mismo tiempo, con un marcador de 66-66, Tenerife logró ponerse por delante de nuevo a falta de 1:30 para finalizar el partido. Tras el tiempo muerto solicitado por Dzikic tras la nueva internada de los de Vidorreta en el encuentro, Kadji metió un triple que levantaba al Palacio. Estudiantes volvió a buscar el triple, a la primera no salió de las manos de Brizuela, pero sí a la segunda. Puso el empate (72-72) y todo el WiZink estalló para llevar en volandas a los suyos. A falta de una posesión y diez segundos más, Marcelinho silenció al pabellón con una canasta de dos que ponía el 72-74 a falta de 3.9 segundos. La última se la jugó Brizuela, no pudo ser. Estudiantes certificaba así, su primera derrota en casa esta temporada.