Palma sorprende en Donosti, gana por 65-78 al Gipuzkoa Basket y ya es tercero en la clasificación en un magnífico encuentro de los hombres de Félix Alonso

Valladolid y Palencia siguen colíderes después de asegurar sus victorias holgadamente en casa ante Força Lleida (80-61) y TAU Castelló (108-87), respectivamente

Ya no hay ningún equipo sin victorias. Los tres últimos (Almansa, Canoe y Marín) llevan un triunfo en siete partidos. Marín fue quien consiguió vencer este fin de semana. Lo hizo por 72-58 al Canoe

Palma asalta Donosti tras ganar por 65-78 en una de las pistas más complicadas de la categoría. Los mallorquines empezaron muy metidos en el encuentro (10-26, minuto 10) y no dejaron meterse a los guipuzcoanos en él en ningún momento. Tras el descanso (25-40), parecía que los vascos podrían reaccionar pero pasó todo lo contrario. Los baleares estuvieron muy serios en todo momento y los ataques locales no encontraron la fluidez necesaria, en parte, por culpa de la gran defensa orquestrada desde la pizarra de Félix Alonso (39-61, minuto 30). El último cuarto fue un mero trámite. Ahora Palma es tercero y Donosti, cuarto. Ambos con un balance de 5-2. Timmer (15 ptos) fue el mejor local mientras que Quintela (13 ptos) fue el visitante más acertado.

Clica aquí para ver el encuentro entero en diferido

CBC Valladolid y Palencia siguen acumulando triunfos de manera consecutiva y, por lo tanto, ambos siguen comandando la competición con mano de hierro. Los pucelanos vencieron al ICG Força Lleida por 80-61 mientras que los palentinos hicieron lo propio con el TAU Castelló, en su caso, por 108-87. Si hablamos del primer partido, hay que comentar que los catalanes hicieron el peor partido de la temporada puesto que no pudieron competir en ningún momento y , en el descanso (41-16), todo ya estaba prácticamente decidido. Mientras que los valencianos empezaron aguantando muy bien (49-47) pero un excelso tercer cuarto de los segundos clasificados (parcial de 28-15) dejaron el partido visto para sentencia.

En Valladolid, destacaron el local Bartley (20 ptos) y el visitante Stutz (18 ptos y 7 rebs) mientras que en Palencia lo hicieron los locales Jorgensen (19 ptos), Larsen (17 ptos y 11 rebs), Bader (17 ptos y 6 de 9 en TC)  y Vecvagars (17 ptos) y los visitantes Wade Chatman (18 ptos), Djukanovic (16 ptos) y Juanjo García (15 ptos y 7 rebs).

Marín y Peñas Huesca aseguran el triunfo en casa

Un gran último cuarto de Marín Peixegalego ante Canoe en A Raña sirvió para que los pontevedreses sumasen su primera victoria del curso. Y lo hicieron por 72-58 en un partido lleno de alternativas por ambos lados durante los primeros treinta minutos. Hasta que, en el último período, los locales hicieron gala de su mejor juego a ambos lados de la pista y vencieron a un rival directo. Badmus (25 ptos y 7 rebs) y Orellano (15 ptos y 6 de 7 en T2) fueron los mejores locales del encuentro mientras que Schaftenaar (15 ptos y 7 rebs) y Lobo (14 ptos y 8 rebs) hicieron lo propio, por parte visitante.

Mientras que el Levitec Peñas Huesca se impuso en casa ante el Melilla por 86-67. En Huesca ya se vio desde los primeros instantes del partido que éste sería de claro color local. Y así acabó sucediendo. Los aragoneses no dejaron que los melillenses entraran en el encuentro en ningún momento y lo dominaron de principio a fin. Con esta victoria, los oscenses se sitúan en zona de playoffs de ascenso. Los locales Dani García (16 ptos, 4 rebs y 9 asists) y Vucetic (16 ptos) fueron los mejores jugadores del choque mientras que Agada y Misters, con 12 puntos cada uno, aguantaron a su equipo en Huesca.

Victorias ajustadas en los otros cuatro partidos

Si hacemos referencia a los otros cuatro partidos que faltan por hablar de la jornada 7, cabe comentar que todos ellos tienen un patrón común: fueron resultados muy igualados por lo que estos cuatro encuentros no se decidieron hasta sus instantes finales. Éstos fueron los siguientes. Lucentum Alicante superó por 83-82 a Almansa en un duelo que decidieron los alicantinos sobre la bocina. Ourense hizo lo propio en Cáceres por 68 a 69 en un choque que parecía de sabor extremeño pero que los verdes tiraron por la borda en el tramo final.

Oviedo se impuso en Riazor ante Leyma Coruña por 78-81, un triunfo clave para los asturianos que les hace salir de los puestos complicados de la tabla. Mientras que Breogán se impuso por 83 a 88 en Granada en un partido muy disputado y que los lucenses fueron capaces de vencer gracias a su mayor frialdad en los momentos más ‘calientes’ del encuentro.