Un eléctrico Devin Booker con 20 puntos y un Shved con 19, lideraron la victoria de los de Moscú en el derbi ruso. Con este resultado, los de Kurtinaitis se sitúan en el cuarto puesto (5-2).

En un primer cuarto de muchas alternativas, con mucho baloncesto y juego a raudales, la ley no lograba imponerse por parte de ninguno de los dos equipos. Hollins, liderando a los de San Petersburgo se chocaba con un Booker que rompía todas las líneas defensivas de los de Joan Plaza. La igualdad fue tal que el primer cuarto se cerró con un marcador de 28-28.

En el segundo cuarto, los moscovitas impusieron su ley con un parcial de 13-2, colocando una ventaja máxima de 11 puntos, con un Shved estelar, anotando dos triples de manera consecutiva. Con un Zenit desconcertado, Khimki aprovechó para sacar mayor ventaja si cabía y se marcharon al descanso con 43-52

Tras el paso por vestuarios, la película no cambió mucho su guión, aunque si se pudo ver a un Zenit más agresivo en la defensa. El conjunto de Joan Plaza logró reducir distancias y se colocó 50-54 gracias al acierto de jugadores como Albicy, Ayón y un Hollins que sujetaba a su equipo. Bertans y Timma tiraron del carro en los tramos finales del tercer cuarto rescatando de nuevo la ventaja y cerrando el 3Q con 60-68.

El último cuarto argumentó por completo la victoria de Khimki. Un dominante Devin Booker se adueñó de los últimos segundos de partido y escoltó lo que sería la victoria de Khimki en el derbi ruso (5-2) de racha en Euroliga, una cifra inversa a la de sus vecinos (2-5).