Regresaba la Liga Endesa a un Palacio de los Deportes que se ponía sus mejores galas para acoger al Unicaja Málaga. El Real Madrid continuaba invicto tras ganar a un Baskonia gracias al triple de Gabriel Deck. En este caso, su rival, prometía plantar cara para continuar enganchado a la parte alta de la tabla. Además, la afición madridista se congregaba con la mirada ya puesta en un Barcelona que visitaría la capital el próximo jueves 14 de noviembre.

En cuanto al encuentro, destacar el altísimo ritmo anotador que impusieron los blancos en el primer tramo del encuentro. La defensa del Real Madrid, como viene siendo habitual, estuvo superlativa y esto se tradujo en siete puntos tras pérdida en el primer cuarto. De los 21 que anotó el Madrid, diez de ellos fueron con el sello de Gabriel Deck. El jugador argentino estuvo perfecto durante toda la primera parte. Por parte del Unicaja, los chicos entrenador por Luis Casimiro tuvieron una anotación bastante repartida y consiguieron soportar el primer envite de los locales.

La goma blanca

Comenzó el segundo cuarto con el 21 a 13 en el marcador y con un Unicaja Málaga mucho más cómodo sobre el parqué. Un parcial de cinco a cero, hizo que el conjunto andaluz se pusiese a tres puntos y un triple de Josh Adams situaba el 24 a 21 en el luminoso. La dupla Thompson y el propio Adams se unió para sumar 14 puntos y meterse en el encuentro. Sin embargo, esta reacción hizo despertar a un Real Madrid que volvía a estirar la cuerda gracias a dos triples consecutivos de Jaycee Carroll. Precisamente esta racha, motivada por el aumento del nivel defensivo, coincidió con la presencia en cacha del joven Usman Garuba. Una transición de Sergio Llull dio la mayor ventaja del encuentro a los de Chamartín cerrando la primera parte 46 a 37 y con buenas sensaciones en pista.

Tal y como acabó la primera parte, comenzó la segunda. El Real Madrid entró de manera superlativa y pulverizó la distancia respecto al rival. En este segundo periodo entró en juego un Fabian Causeur que demostró no haber necesitado entrar en calor durante los dos primeros cuartos. La lesión de Rudy Fernández hacía saltar las alarmas de un Laso que dejó fura al alero todo lo que restaba de partido, muy probablemente pensando en el Barça. El tercer cuarto se cerró con dos tiros libres anotador por parte de un Carlos Suarez que se marchaba a los 12 puntos anotados y un rebote.

https://twitter.com/ACBCOM/status/1193608702567170048

Continuaba el partido con un Real Madrid que vivía de rachas y reacciones a cada intentona de remontada por parte del conjunto andaluz. Las distancias giraban respecto a los diez puntos y cada vez que el Unicaja conseguía un buen parcial, el Real Madrid volvía a estirar la cuerda. A cinco minutos para el final, el Real Madrid mandaba 73 a 57 en el marcador y afrontaba los últimos instantes con relativa calma. Una calma que se tradujo en rotaciones y la salida a cancha de Nico Laprovittola, un jugador que se tiene que tiene que ganarse la confianza de Pablo Laso. Finalmente, Adams tuvo un gran final de partido y maquilló el resultado dejando la distancia cercana a los diez puntos. Los mejores de cada lado fueron, Sergio Llull con 13 puntos y un Edy Tavares que va recuperando el nivel mostrado la anterior campaña. Por parte de los malagueños, el capitán Carlos Suáez y Adams, anotaron 16 puntos cada uno, que no fueron suficientes para llevarse la victoria.