En la mañana electoral, los del Principado certificaron una victoria  importante ante los colegiales en el WiZink Center. Diagne lideró a los visitantes con 14 puntos. Tyson, el mejor en el rebote, capturando hasta 8. Brizuela (17 puntos) y Arteaga (15), los mejores del Estu.

El partido abrió con ambos equipos poco acertados de cara al aro. Morabanc Andorra entraba mejor en el partido, poniéndose +5 al inicio del encuentro. El desacierto del Estu lo limaba Brizuela con sus jugadas de toda la vida. Los colegiales no estaban encontrando su juego. Andorra sin embargo, se escudaba en un Diagne que rompía a los locales en la pintura. Con un parcial e 4-10, los de Dzikic buscaron algo distinto y lo encontraban en la ‘Mamba Vasca’. Los andorranos, aprovechando muy bien sus jugadas en contraataques y sacando tajada a las situaciones que fundamentaba Senglin lograron cerrar el primer cuarto con una ventaja de 11-17.

En el segundo cuarto, los de Ibon Navarro prosiguieron con el guión establecido en el primer cuarto. Diagne continuaba rompiendo la defensa estudiantil (10 puntos al final del segundo cuarto) y los locales no encontraban amparo. Estaban sin ideas y Andorra lo amortizó para firmar un parcial de 8-14 a favor. Supeditados a su mal momento en el partido, la entidad del Ramiro tiró de orgullo en los minutos finales y maquilló el marcador gracias un Arteaga que estiró la ofensiva de los suyos. Sin embargo, los movimientos de banquillo de Andorra estaban encajando como un puzzle perfecto en el partido, logrando conservar la ventaja de los suyos y cerrar el primer tiempo con un marcador de 34-41.

Una vez realizado el paso por vestuarios, la imagen del Estu pareció mucho más renovada. Entraron en el partido con mucha fuerza. Kadji anotaba tres puntos de los siete que firmó el equipo estudiantil tras su entrada en el tercer cuarto. De esta manera, los locales igualaban la contienda y fortificaban su juego. Entretanto, Hannah se ponía a los mandos del juego andorrano y volvía a adelantar a los suyos en el electrónico. Entrando en los cuatro minutos finales de la media hora, Ibon Navarro abandonaría el partido tras dos técnicas. El ambiente se caldeaba al son del partido, 52-58 en el marcador y el Estu se frustraba desde el triple. Sin conseguir abrir esa puerta, Dzkic introdujo a Vicedo y a Dangubic, para abrir más el partido y dar nuevas cartas a Movistar Estudiantes. Todorovic desbloqueó el enfrascamiento del partido con un triple, al que no supo dar respuesta Brizuela, el que si entró fue el de Senglin, que amplió la renta a 52-65, resultado con el que cerraría el tercer cuarto.

El último cuarto llegó con el torbellino del Estu desde el triple, Kadji y Pressey se encargaron de anotar dos triples. Sin embargo, las pérdidas seguían penalizando a los colegiales, concediendo muchos puntos tras perder el balón. Andorra rentabilizaba esas oportunidades para estirarse en el marcador. Un 2+1 de Kadji volvía a poner fe en el partido, a lo que no tardó en contestar Todorovic con un triple. El efecto Kadji marcaba diferencias en los locales (65-74).

Tras el tiempo muerto y con el público envuelto, Pressey levantaba a la grada con u triple que acercaba a los locales. Con problemas en el rebote, Estudiantes no lograba sacar segundas oportunidades, sin embargo, las transiciones comenzaban a ser efectivas. Una de ellas culminó con un triple de Brizuela desde la esquina que colocaba el 71-74. Un triple con suspense volvía a retrasar a Estudiantes en el marcador. En la tentativa por hacer la machada, Brizuela buscaba por todas las maneras sacar ventajas. El encuentro se empezaba a complicar a los colegiales. Hata que apareció Dangubic con un triple que volvía a poner drama a la película. En una ida y vuelta constante, al Estu le estaba saliendo cruz y muy pocas veces cara. Los tiros no entraban y Andorra parecía a decantar el partido a su favor.

Cuando todo parecía estar nublado para el Estu, Arteaga se colgaba del aro visitante del WiZink Center para culminar en jugada de tres puntos tras un 2+1. A pesar de ello, los andorranos siempre respondían y no se les escapó el partido en ningún momento pese a sufrir algo más al final. Los del Principado sellaban su victoria por 79-87.