«Portland is signing Carmelo Anthony». Soltaba la bomba el de siempre, Woj, rozando las 3 de la madrugada en España. Tras más de un año sin equipo instalado en el ostracismo, Melo vuelve a la NBA. Según la información de ESPN, Anthony firma con los Blazers un contrato no garantizado.

Después de su decepcionante rendimiento en Houston, y sin jugar un partido desde noviembre de 2018, Carmelo Anthony se incorporará a la disciplina de Portland este mismo fin de semana, justo antes de arrancar una gira de seis partidos fuera de casa. Por cierto, uno de los partidos será en Houston.

A sus 35 años, el diez veces All-Star ha encontrado en la franquicia de Oregon una oportunidad para redimirse. Allí coincidirá con Lillard y McCollum, que este año han comenzado la temporada con mal pie. El balance de los Blazers tras los primeros 12 partidos es de 4-8, el peor arranque desde la temporada 15-16.

No funciona el juego interior. A las bajas conocidas (Nurkic y Gasol) más el infortunio de Collins se le ha sumado un deficiente rendimiento de Tolliver y Hezonja, por lo que Melo puede ser un refuerzo interesante para la posición de ‘4’ abierto. «Sé que todavía puedo jugar y sé que mis compañeros también lo saben”, declaraba hace unos meses en un programa de la ESPN. De ahí que Lillard aceptara y promoviera su llegada al equipo.

Nuggets, Knicks, Thunder, Rockets… Portland. ¿La última gran oportunidad de Carmelo Anthony en la mejor liga del mundo?