El Joventut de Badalona superó anoche al Iberostar Tenerife en casa (77-73), sumando la quinta victoria consecutiva en la Liga Endesa. O lo que es lo mismo, del 0-4 inicial al 5-4 actual, asentado en posiciones de Copa. (Qué feroz será esa terna).

Y no es una racha cualquiera. La Penya ha tenido que ganar al Zaragoza y Gran Canaria, dos equipos que lucharán seguramente por estar en Málaga en febrero. Este sábado, los verdinegros fueron muy superiores al conjunto aurinegro, invicto en la Champions y en un gran estado de forma. Llegaron a dominarles por 20 puntos (69-49), pero en los últimos minutos sufrieron más de lo esperado por el buen hacer de Shermadini, Salin y Lundberg.

Si contamos la Eurocup, el Joventut suma 9 victorias en los últimos 11 partidos. Y siempre con lesiones a cuestas. El mérito es incuestionable.

Ante Tenerife, Prepelic volvió a ser la referencia anotadora (18 puntos) y el flamante fichaje Buford estuvo notable saliendo desde el banquillo (9 puntos, 7 rebotes y 3 robos).

Viento favorable en Badalona. Carles Duran ha dado con la tecla.