“Mi función como líder es evitar que los conducidos se dobleguen ante la adversidad. Este equipo tuvo que afrontar infinitas adversidades. Yo no logré que resistieran. Tiene que ver con que el límite frente a la tolerancia a la adversidad no fue suficiente. Y si usted le pregunta a cualquier especialista le dirá que el líder tiene como función principal aumentar la tolerancia a la adversidad” Bielsa, explicando una acumulación de malos resultados en su periplo por Marsella.

Un aspecto que habitualmente dejamos a un lado es tener en cuenta los pensamientos que tienen los jugadores en cada momento deportivo. Transitar la adversidad te obliga a conocer cómo funcionan los comportamientos, sentimientos y pensamientos de los jugadores. Para ello, la presencia del psicólogo deportivo y los conocimientos de los entrenadores en psicología y gestión de grupos se antojan cada vez más indispensables en un mundo tan mediatizado y donde el ganar o perder se antepone a la nobleza de los recursos utilizados. Ese paradigma debe cambiar y evolucionar: si queremos jugadores y equipos valientes, no todo puede ser éxito o fracaso.

En este post, hablaré sobre diferentes estrategias que nos ayudarán a conocer a nuestros jugadores y a construir un equipo.

0.RESILIENCIA

Un concepto que identifica a los grandes equipos y deportistas es la resiliencia, que será la fortaleza mental que se adquiere superando momentos críticos con éxito. Se genera un nivel de concentración y de intensidad superior al de un rival que haya tenido un camino más despejado. Esto, relativiza el nerviosismo, la confianza y la concentración.

  1. DIÁLOGO INTERNO
  • El lenguaje crea IMÁGENES en nuestra mente.
  • Las IMÁGENES provocan EMOCIONES
  • Las EMOCIONES condicionan las ACCIONES: “no lo hagáis mal” — Nos vendrá a la mente momentos donde lo hicimos mal.
  • Las ACCIONES deciden el RESULTADO y éste retroalimenta todo lo anterior.

Esos cuatro puntos requieren de un análisis situacional muy exhaustivo. A veces, durante los discursos pre-competitivos no tenemos en cuenta la importancia del lenguaje y de la positividad o negatividad de las expresiones que utilizamos, que deberán venir determinados por el momento del equipo, rival o competición. Éstas crearán imágenes que reflejarán QUÉ QUIERO y PUEDO HACER. De ahí, la importancia de revivir las experiencias pasadas de éxito.

  1. RACIONALIDAD E IRRACIONALIDAD DE LAS SENSACIONES

“Si comienzo una competición con la imagen mental de un error y no de una solución, lo que pasará es que la ejecución será errónea”

  • Sensaciones negativas: percepciones físicas que afectan objetivamente al rendimiento
  • Sensaciones incómodas: percepciones físicas, que, objetivamente, no han de afectar al rendimiento en la competición

Si la conducta está condicionada por el miedo, el resultado se resentirá. Pensamos en función de lo que recordamos. Sin embargo, los pensamientos de los jugadores siempre estarán condicionados a su personalidad

  1. PENSAR EN LO QUE QUIERO Y NO EN LO QUE NO QUIERO

Hay que llegar a la competición con la imagen de las soluciones, no de los errores. Un claro error: si jugamos contra un equipo contra el que hemos perdido y utilizamos la expresión: no podemos perder… Probablemente, el sentimiento sea de derrotismo.

  1. COMUNICACIÓN: CENTRARNOS EN ASPECTOS ÚTILES EN LA COMPETICIÓN
  • Hablar siempre y cuando se necesite. Los grandes líderes, para que se les escuche, hablan poco.
  • Descomponer la comunicación en partes simples
  • Somos activadores de destrezas y de decisiones que están latentes en los deportistas
  • Evitar el lenguaje negativo
  • No dramatizar la instrucción

Quiere acabar este artículo como el Quijote, con un Vale. Parafraseando a Ángel Gabilondo, ese vale no es un me da igual, es un vale de valor, de rebeldía para cambiar las cosas, de inconformismo… En el caso de los entrenadores, valor y valentía para transmitir un baloncesto sujeto a principios y convicciones innegociables, que nos permitan que el deporte sea un instrumento básico para la construcción de una sociedad más justa y culta.

El baloncesto no para. Si hace un año me dicen que estaría viviendo este sueño no me lo hubiera creído. No sé dónde entrenaré el año que viene, lo que sí es seguro, es que esté donde esté, lo haré rodeado de buena gente. Permitámonos soñar, dudando de todo lo que sabemos. Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo.

“Cada vez que cometo un error me parece descubrir una verdad que no conocía”

ARTÍCULO DE GABO LOAIZA