Las cuentas para ir a la Copa del Rey eran simples: ganar o ganar en el Palau Blaugrana al Barcelona. Y el RETAbet Bilbao Basket lo logró, con hazaña incluida, remontando 14 puntos y asaltando el feudo azulgrana en la prórroga (92-94).

Los de Mumbrú, resilientes y siempre con fe, volverán a jugar una Copa cuatro años después… y varios meses después de su ascenso desde la LEB. La primera vuelta, ganando a los cuatro equipos de Euroliga, ha sido de traca.

Hasta el momento, sólo había habido cuatro casos en la historia de la competición en los que recién ascendidos hubiesen logrado la clasificación copera:

  • En Tenerife 1987 se dio por partida doble, al disputar el torneo los dos equipos que habían logrado el ascenso la temporada anterior: CajaCanarias y CajaBilbao. En el caso del conjunto isleño, si bien ejerció de anfitrión, también habría conseguido el billete por méritos deportivos.
  • En Zaragoza 1991, el CB Elosúa León estuvo presente, siendo uno de los equipos recién llegados desde la categoría inferior.
  • En Valencia 1999 participó el Baloncesto Fuenlabrada, que pocos meses antes había conseguido el ascenso a la máxima categoría del baloncesto español.

Hasta ahora, el equipo vizcaíno había participado en seis ediciones (Vitoria 2008, Bilbao 2010, Madrid 2011, Vitoria 2013, Gran Canaria 2015 y A Coruña 2016), logrando clasificarse para semis en dos de ellas y cayendo en cuartos en las cuatro restantes. Veremos cómo lo hacen en Málaga 2020. Ilusión no les faltará.