Arrancaba el partido con el Movistar Estudiantes mandando en el marcador. Un electrónico que fue encargado de inaugurar Jaime Fernández, que fue ovacionado en la presentación del equipo malagueño. Así como fue aplaudido Darío Brizuela (por una parte de la grada), que volvía al WiZink Center por primera vez desde su marcha. El Unicaja Málaga, el cual perdió en contra el conjunto estudiantil en la primera vuelta, tuvo que lidiar con las bajas de Melvin Ejim y Frank Elegar. Una derrota que servía de preaviso y dejaba entrever que tendrían que trabajar duro para llevarse la victoria a la Costa del Sol.

El Estudiantes completó un primer cuarto de ensueño y, comandados por un gran Juan Palacios y un acertado Avramovic, finalizaron los diez primeros minutos mandando en el marcador. Lo cierto es que, los chicos entrenados por Daniel Gómez, congestionaron la circulación de un Unicaja que pronto se puso con 10 pérdidas. Scrubb anotó seis puntos en el segundo cuarto y fue el líder de un parcial de 14 a 0 que ponía el 29 a 14 en el electrónico. Por parte de los visitantes, la falta de puntos fue una cuestión realmente preocupante. El tres de 15 en triples y las 13 pérdidas de balón, eran los principales culpables del correccional que estaba recibiendo el Unicaja por parte del colista en la clasificación.

 

Reacción del Unicaja en el tercer cuarto

Con los dos equipos de vuelta a la cancha, dio comienzo una segunda parte donde el Unicaja de Málaga se veía obligado a reducir una desventaja de veintiún puntos. Sin embargo, un extra motivado Avramovic hizo mucho daño a su ex equipo y en los primeros cinco minutos del tercer cuarto las distancias se mantuvieron. Cuando todo parecía perfecto para los locales, llego la temida desconexión que metió a los malagueños en el encuentro. Un parcial de 0-12 tras canastas de Toupane y Alberto Díaz, hacían saltas las alarmas y despertar los fantasmas del tercer cuarto. En tan solo cinco minutos, el Estudiantes tiró por la borda todo el gran trabajo que realizaron en la primera parte. Un final del tercer cuarto que daba oxígeno a un ‘Estu’ que cerraba este fatídico periodo con un triple de Jaime Fernández que ponía la distancia a cinco puntos.

Así pues, llegaban los últimos diez minutos con todo apretado y con un partido que se debía cerrar en el ‘clutch’. La pegajosa defensa del equipo verde y el aumento de la intensidad, estaban cerrando al Estudiantes las vías de cara al aro. El primer tramo tuvo un nombre y apellidos, Aleksa Avramovic ejerció de líder y secundado por un buen Arteaga volvieron a poner la distancia en 14 puntos. El puente entre los dos periodos sirvió para cortar la racha de Unicaja de Málaga que venía lanzado y estaba demostrando un gran nivel. Tres minutos para el bocinazo final y el 72 a 62 brillaba en el electrónico. Una transición de Brizuela, que no estuvo especialmente inspirado, recortaba distancias pero no parecía suficiente. Una gran primera parte del Estudiantes no era suficiente para vivir un final tranquilo. Sin embargo, esta vez el baloncesto entendió de justicia y el Estu volvía a la senda de la victoria tras jugar un gran encuentro solo empañado por el tercer cuarto.