El Unicaja de Málaga logró una victoria clave para su pase a la siguiente ronda de la Eurocup, apeando de paso al Morabanc Andorra tras un partido reñido. Antes de comenzar el choque hubo un minuto de silencio en honor a los recientemente fallecidos Kobe Bryant y Robert Archibald.

El partido daría comienzo y la igualdad fue patente en el marcador desde los primeros minutos, hasta que un imperial Jaime Fernández comenzase a hacer de las suyas anotando cuatro puntos seguidos (12-6) poniendo seis arriba a Unicaja y abriendo la primera brecha en el marcador. La igualdad se deshizo en apenas dos jugadas y es que tras un par de buenas acciones, Guerrero abriría más la ventaja para colocar a los suyos nueve arriba en el marcador (17-8). Para suerte de los andorranos la sangre no llegó al río y lograron acortar la desventaja tres puntos antes del fin del primer cuarto, llegando así con un marcador de 21 a 15.

El segundo acto se abriría con un tiro libre de Brizuela y poco a poco se iría calentando hasta pitarle una dudosa falta técnica a Dejan Todorovic, falta que aprovecharía Waczynski para poner nueve arriba al conjunto malagueño. Sin embargo, un muy actuó Clevin Hannah siguió haciendo daño al rival y tras una canasta suya logró acercar a los suyos a cuatro puntos. Al parecer, Unicaja le cogió gusto a la ventaja del +4 y es que a pesar de encajar varias canastas ellos seguirían respondiendo y especulando con la ventaja. Desde luego un jugador quien no estaba de acuerdo con esa ventaja era Todorovic que tras haber anotado siete puntos seguidos extendió su racha a diez y con un triple suyo, y posteriormente otro de su compañero Kramplj recortaron distancias a tan solo un punto. Mínima renta con la que el Unicaja lograría llegar al descanso (43-42).

Tras la reanudación, el tercer cuarto fue casi una continuación del segundo. El conjunto local logró una de las primeras rentas del cuarto con el característico +4 del encuentro gracias a acciones como las de Deon Thompson. Esta vez, esa mencionada renta no duraría lo esperado y es que el conjunto del principado les  endosaría un 2-11 de parcial poniendo a su equipo seis arriba (52-58). Sin embargo, el Unicaja no se dejaría llevar y llegaría al último y definitivo cuarto periodo con una desventaja de dos puntos (59-61).

Llegaba la hora dela verdad, daba comienzo el último cuarto, y qué mejor manera de abrirlo que con un mate del enérgico Guerrero. El partido se encontraba bronco, y el encargado de desatascarlo fue Don Alberto Díaz que con dos triples fue capaz de levantar a la afición del Carpena, esa misma que llevaba un rato transmitiendo su descontento e inseguridad. Por su parte el Andorra trataría de responder de la mano de Ty Pérez , pero al fin y al apostre el combinado local se mostró superior y supo cerrar un partido que estuvo disputado desde principio a fin (84-75).

ESTADÍSTICAS – Crónica de Adrián Garita