Divina Seguros Joventut certificó un gran último cuarto y se llevó la victoria del WiZink Center, algo que no lograba desde 2008. Klemen Prepelić, con 22 puntos, clave en el partido. Tony Wroten (13 puntos) dejó sensaciones muy positivas. Carroll (15 puntos) y Deck (14 puntos) los mejores por parte de los blancos

Joventut entró en el partido con consistencia en ataque. El ejercicio de fuerzas delante y atrás por parte de la Penya era un juego de contrastes. Atacaban mejor -pese al desacierto- de lo que defendían los de Durán en los primeros compases. Señal de ello, que el equipo blanco no tardara en firmar un parcial de 7-0. Tuvo que ser Harangody el que rompiera el parcial blanco con un triple.

Con el partido inmerso en el desacierto, se empezó a apostar por el ritmo. Joventut sacaba ventajas del talento de Dimitrijevic y el Real Madrid seguía encontrando con mucha facilidad la zona verdinegra. Volviendo así a estirar el marcador el conjunto de Laso (11-8)

Durán movió el banquillo. Buscaba un efecto inmediato en el partido. Sin embargo, pese a subir lineas defensivas, el desacierto seguía latente, el Real Madrid estaba trabajando bien las defensas y estaba cortocircuitando el trabajo de los de Badalona en ataque. Tuvo que solicitar tiempo muerto tras un triple fácil de Randolph desde la esquina en el que apenas encontró oposición.

Jaycee Carroll empezó a marcar las diferencias en el partido, sobre todo desde la anotación. Se iba a los 7 puntos en el primer cuarto al mismo tiempo que colocaba a los suyos 17-10, resultado final del primer cuarto.

Joventut creció en defensa. Más activos y tenaces. El crecimiento atrás, les llevó a firmar buenos ataques, llegando a colocar un parcial de 0-4 con un Zagars muy activo, robando el balón y saliendo en transición. La Penya se colocaba a tres (24-21) gracias a un triple de Ventura. Pudo igualar la contienda Joventut, sin embargo, Sergio Llull estiró el marcador con cuatro puntos consecutivos.

Los blancos no conseguían romper el partido. Prepelić volvía a aproximar a los visitantes con un triple, contestado posteriormente por Jordan Mickey. Se unieron a la fiesta Causeur y Dimitrijević, en lo que parecía un ejercicio de estimulo-respuesta desde el triple. El marcador ascendió en pocos minutos al 33-29. Tras el tiempo muerto, el desacierto volvió a climatizar el duelo. Sin embargo, el Real Madrid alcanzaba la máxima diferencia en el partido, con Causeur como factor clave y con Felipe Reyes produciendo debajo del aro.

Joventut reaccionó tras la parada de Durán, que con un 5-0 de parcial, culminado con un triple de López-Arostegui, que acercaba de nuevo a los visitantes en el marcador. Esto obligó a Pablo Laso a pedir tiempo muerto, y que, tras el regreso a la pista, Sergio Llull colocaba el 42-34 con un triple. Con este marcador ambos equipos se retiraban a vestuarios.

Tras el descanso, el Madrid amplió su máxima diferencia en el encuentro. Los de Laso buscaban romper el partido con un parcial de 10-2. Los blancos subieron el nivel defensivo en el tercer cuarto. Joventut, entretanto, veía cómo Prepelić anotaba un triple desde el logo de Mahou que colocaba el 54-41.

No obstante, el conjunto bertulense seguía metido en el partido, con diez abajo, buscaban recortar más aún la diferencia. Sobre todo, buscando situaciones con Omić en poste bajo. El partido pareció enfriarse. Los madrileños sacaban puntos desde la línea de libres, mientras que Joventut seguía aferrándose al partido gracias al trabajo de Wroten en esos minutos. Morgan colocaba a Joventut 64-55 con un triple. Paraba Pablo Laso el partido.

En el tramo final de tercer cuarto, el duelo recobró mucho ritmo. Con intercambio de golpes y con buen nivel de ambos. A pesar de ello, el Real Madrid seguía sin romper el partido y Joventut sin acercarse del todo. En cambio, Wroten firmaba unos minutos muy positivos con entradas a canasta a mano izquierda. El tercer cuarto se cerraba con un marcador de 70-61.

Con entrada en el último cuarto, Joventut creció de sobremanera en el partido. De primeras, un triple de Morgan ponía a seis a los suyos. La distancia se reduciría posteriormente con un palmeo de Kerem Kanter con un palmeo que ponía a la Penya 73-68. El turco estaba certificando la esperanza de los visitantes, con 12 puntos y tras un 2+1 ponía a Divina Seguros Joventut a un solo punto.

Fue Prepelic el que adelantó a los de Badalona tras una transición que culminó con una dejada para colocar el 75-76. Pablo Laso pidió tiempo muerto. Buscaba la reacción de su equipo. Los locales parecían no encontrar el ritmo. Gabriel Deck volvía a poner por delante a los blancos. El encuentro cobraba emoción, Joventut no lograba rematar sus ataques y el Madrid estaba teniendo problemas para cerrar el rebote. Con el Real Madrid incomodo, Randolph anotó un triple en el momento adecuado. Volvían a ponerse por delante los blancos, aunque Prepelić recortó diferencias.

Con un minuto y medio por delante para acabar el partido, la igualdad era máxima. Fue entonces cuando Prepelić se vistió de verdugo y empató a 81 el encuentro con un triple de los suyos, y poniendo el punto número 20 en su cuenta particular. Wroten complicaba la vida al Madrid poniendo el 83-84. Con el Madrid abajo, Prepelić abrió la brecha y ampliaba la renta de la Penya a +3. En las últimas jugadas el Madrid no pudo empatar, ni con la de Randolph desde la esquina, ni con el intento forzado de triple de Laprovittola. Finalmente, la victoria se la llevó Joventut, tras firmar un fabuloso último cuarto en el que los locales pagaron el haber bajado el pistón en el encuentro.