El Unicaja rompió su racha de derrotas en Copa del Rey y accedió a semifinales gracias a una gran actuación coral donde destacó Alberto Díaz (15 puntos y 18 de valoración) gracias a sus triples y dirección.

El Unicaja alejó fantasmas en su debut copero y, de la mano de un proverbial Alberto Díaz y con suspense hasta el final, quebró la resistencia de un bravo Casademont Zaragoza que dominó durante muchos minutos y demostró por qué es el equipo revelación de la Liga (90-86).

El base malagueño, con 15 puntos, incluidos cuatro triples en los momentos claves del choque y su habitual férrea defensa, levantó a un grupo que anduvo sin rumbo durante la primera mitad y reaccionó a tiempo contagiado de su garra, para regresar a unas semifinales cinco años después.

Para culminar la revancha de la Copa de 2014 y aparcar de momento la maldición del anfitrión, el equipo andaluz tuvo que remar contracorriente durante gran parte del partido, sobre todo para frenar la exhibición de un DJ Seeley letal, que acabó como máximo anotador, con 29 puntos.