El Real Madrid certificó su mejor partido como visitante en esta Euroliga con un partido muy serio desde la defensa y sobre todo, coral. Además de un Carroll inmenso (20 puntos y 19 de valoración) que no eclipsó ni mucho menos la gran actuación de un Garuba intratable y de un Tavares que hizo daño por dentro. Vesely, con 16 puntos, lo único potable de un Fenerbahce que no pudo contar con la mejor versión de un De Colo que tiró 11 tiros libres y que acabó con 21 puntos.

Se vio un Madrid distinto, pero no por ello menos eficaz. Y así fue, el Real Madrid vivió una tarde de las más completas. Con bajas, pero con un nivel defensivo muy serio y llevando el control del partido en todo momento. Con la inyección de un Garuba que hizo estragos y que firmó un partido de muchos quilates. El de 2002 frustró por completo a un Kalinic que se las vio en todo momento con el joven jugador del Madrid. Encontró alianza en un Tavares que rompió por dentro a Fenerbahce en una primera parte en la que los turcos tuvieron muchísimos problemas con el rebote.

La mayor solidez defensiva de los de Laso llegó con la presencia de Garuba – Tavares y Deck. Al mismo tiempo, los blancos se mostraban fuertes en defensa, Tavares y Carroll se repartían la anotación en un primer cuarto muy serio del reciente campeón de Copa del Rey. Los de Pablo Laso se marchaban al final de los primeros diez minutos con un marcador de 15-22, dejando muy buenas sensaciones, pero sobre todo solidez.

En el segundo cuarto, Fenerbahce buscó la reacción, pero se chocó con pequeños colapsos en ataque. El Madrid aprovechaba sus minutos y rotaba Laso para aportar cosas nuevas en cada momento en la pista. Tanto Jordan Mickey como Rudy Fernández entraron muy bien en los primeros tramos de segundo cuarto. Hubo momentos de los segundos diez minutos de partido en los que los turcos comenzaron a recortar distancias, tanto desde los libres, como de los pequeños momentos que estaban teniendo en ataque.

Sin embargo, no estaba siendo la tarde por parte de ninguno de los jugadores turcos, solo Vesely pareció dar algo de luz a los de Obradovic en una tarde gris. El Madrid estaba haciendo su partido a la perfección, sin concesiones y creciendo desde la defensa. Pese a que redujeran algo de distancias el conjunto estambulí, los visitantes se fueron al descanso con un marcador de 31-47.

Tras el entretiempo, se esperaba un Fenerbahce con el cuchillo entre los dientes, pero nada más lejos de la realidad. Entraron bien en el tercer cuarto con un triple de Datome, que no tardó en encontrar respuesta con uno de Carroll, el protagonista de la cita madridista en Estambul. El americano firmó una actuación de un gran nivel, fue el gran porcentaje de su equipo y al igual que el resto de su equipo, él estaba cómodo en ataque.

Fenerbahce no encontraba vías de aire, el Madrid pasaba el rodillo en ambos lados. Los minutos de Garuba se contrastaban con los de Carroll. Si no eran ellos, era Rudy Fernández y si no Tavares. Se vio a un Madrid coral, activo y serio y se evidenció con un cierre de tercer cuarto con 51-71 en el marcador.

En el último cuarto, el Madrid no bajó el pistón en ningún momento y siguió sumando al son de Carroll. Con todo resuelto, dio tiempo a ver un Nakic que apareció en el partido con 4 puntos de manera consecutiva. Con el resultado final de 65-94, el Real Madrid selló uno de sus partidos más completos en una tarde que venía cargada de bajas.