En los últimos años ha habido muy pocos jugadores que hayan generado un hype como el de Zion Williamson. Desde que entró en Duke en 2018, o incluso antes, se ha generado alrededor de él una atención casi tan descomunal como su explosividad física. Su inicio en la NBA está, de momento, a la altura de las expectativas. 

Los Pelicans empezaron la temporada sin Zion, que se lesionó durante la Liga de Verano. A pesar de todos los refuerzos que llegaron en la postemporada el equipo no funcionaba sin él. Así el 22 de enero, cuando debutó oficialmente Zion, los Pelicans tenían un récord de 17-27, y eran uno de los peores equipos del Oeste. 

El debut de Williamson ha supuesto un auténtico golpe de efecto. Desde entonces los Pelicans tienen un récord de 8-6 y ahora están peleando por meterse en los Playoffs. La batalla con los Blazers y los jóvenes Grizzlies, que ocupan la octava plaza, será dura.

En 13 partidos jugados está promediando 23,3 puntos y 7,1 rebotes por partido, con un % de acierto en tiros de campo de un 57,3%.

El punto focal del ataque

La llegada de Zion Williamson ha dado una nueva dimensión al ataque de los Pelicans. Desde su debut NOLA ha pasado de los 120 puntos en 6 de los 12 partidos que ha jugado. En los 44 anteriores sólo lo lograron 17 ocasiones. 

El novato se ha convertido en el punto central del ataque de los Pelicans. Ahora mismo es el jugador con un % de uso más alto (29,8%), por encima de Brandon Ingram (28%) y Jrue Holiday (24,9%). El 32,9% de los tiros anotados por NOLA son, precísamente, de Zion Williamson. Es de hecho el segundo máximo anotador tras el mencionado Ingram, con 23,7 puntos por noche. 

Casi todas las estadísticas ofensivas de los Pelicans empeoran cuando Zion no está en pista. Con él en pista tienen un Offensive Rating de 113,7, con un diferencial neto de +11,9. Cuando está en el banquillo tienen un Rating de 109,6, y un triste diferencial de -3,2. 

La química que está generando con Lonzo Ball y Jrue Holiday es más que palpable. Y es que Zion se ha convertido en el mejor socio de sus dos bases en el pick and roll. Además, su sola presencia. genera la gravedad suficiente para crear grandes espacios en el exterior para Ingram, JJ Reddick y Josh Hart, los principales tiradores de los Pelicans. 

Una bestia en la pintura

Si hay algo en lo que Zion está destacando es en su ataque dentro de la pintura. Y es que casi toda su anotación se está produciendo muy cerca de aro, tal y como podemos ver en su shot chart y en su mapa de calor. Ahora mismo es el séptimo jugador de toda la NBA que más balones toca en la pintura (10,2) y uno de los que más acierto tiene  en los tiros de campo en esa zona (68,7%).

Shotchart de Zion Williamson de esta temporada.
Hotzones de Zion Williamson.
Mapa de calor de Zion Williamson de esta temporada.

Zion está obteniendo sus puntos de muchas maneras diferentes. Es capaz de anotar entrando en la pintura con el balón controlado (4,4 penetraciones por partido), recibiendo el balón en el poste (7,6 veces por partido), en transición, cortando des del lado débil, cogiendo un rebote ofensivo y jugando el pick and roll con Jrue Holiday o Lonzo Ball. 

Los Pelicans sólo están empezando a explotar la gran polivalencia de Zion. Con su habilidad y su fuerza es posible incluso que pronto empecemos a verlo jugando el pick and roll con el balón en la mano y no como bloqueador. ¿Se imaginan lo que puede ser ver a Williamson jugando el dos para dos con Brandon Ingram o con el también súper atlético Jaxson Hayes?

Por último, cabe destacar que Zion también tiene capacidad para anotar lejos del aro, aunque es un recurso que apenas ha utilizado hasta ahora. Si decide mejorar su tiro y se atreve a lanzar más des del triple y la media distancia, podría convertirse en un arma ofensiva casi imparable.

¿Futura estrella defensiva?

Zion también está mostrando algunos destellos de su talento en el otro lado de la cancha. Por el momento sólo nos está dejando algunos tapones espectaculares, haciendo gala de su potencia física. Es, precísamente des del lado débil desde donde puede hacer más daño, moviéndose de lado a lado para hacer un tapón o para robar un balón y conseguir una canasta rápida al contraataque. 

Por otro lado, si es cierto que no está reboteando tanto como se espera para alguien de su tamaño. Está promediando apenas 7,1 rebotes en total (3,4 ofensivos y 3,7 defensivos) y sólo ha alcanzado los 10 rebotes totales en dos partidos. Además, tampoco está haciendo un gran trabajo en el box out.

El margen de mejora aún es inmenso. Con su velocidad y potencia Zion es capaz de marcar casi a cualquier jugador, ya sea interior o exterior. Puede que en las próximas temporadas se convierta en el ancla defensiva de los Pelicans, como Draymond Green en los Warriors. ¿Se imaginan los duelos que podríamos ver en Playoffs con LeBron James, Kawhi Leonard o Paul George?

Aún así, la presencia de Zion en defensa ya es más que notoria. El Defensive Rating de los Pelicans cuando él está en pista es de 101,9 y de 112,9 cuando no está. 

¿Novato del Año?

Una de las cuestiones más controvertidas sobre la temporada de Zion Williamson es si merece llevarse el premio a mejor Novato del Año por encima de Ja Morant. Morant está siendo el gran líder de los Grizzlies y de momento ha conseguido colocar a la franquicia en posiciones de Playoffs. 

Zion ha jugado mucho menos que Morant, pero apenas en 12 partidos nos ha dejado varias actuaciones espectaculares. Así pues, ¿Quién de los dos merece llevarse el premio? ¿Qué criterios deberían valorarse más? ¿Puede Williamson llevarse ser el Rookie of The Year si se ha perdido la mitad de la temporada?

La lucha individual entre ambas estrellas hace la lucha por la octava plaza aún más interesante si cabe. El que consiga meter a su equipo en la postemporada se llevará el premio a Novato del Año. Así de simple. Sin embargo, una cosa está clara. Pase lo que pase, tanto Morant como Williamson van a ser dos de las grandes estrellas de la NBA durante la próxima década.