El Real Madrid, acusado por las bajas, tuvo que esperar hasta el último cuarto para sentenciar el partido ante un Asvel Villeurbanne que plantó cara en todo momento y encontró su mejor jugador en el nigeriano Tonye Jekiri, que firmó un doble-doble con 10 puntos y 11 rebotes. El mejor de los “blancos” fue Jaycee Carroll con 19 puntos y 19 de valoración.

El partido comenzaba con noticia. Pablo Laso apostaba por Mario Nakic (18 años) y Usman Garuba (17 años) en el quinteto titular blanco. Zvezdan Mitrovic, elegía a su “chaval”, a Matthew Strazel, para contrarrestar la alegría juvenil del Madrid. Aun así, todo comenzaba de la misma manera, con Carroll anotando 5 puntos consecutivos. Yabusele se encargaba de inaugurar el electrónico francés con un triple (5-3). Un parcial de 0-8 del equipo francés colocaba el 7-11 en el marcador, con una bandeja de Jean-Charles. El Real Madrid no encontraba el ritmo, encadenando varios fallos desde el libre y Campazzo sumando dos pérdidas. Nakic anotaba sus 2 primeros puntos a pase del argentino y mediado el cuarto, el resultado era de 13-18 favorable al equipo francés. Los últimos cuatro minutos fueron de muy escasa anotación, favorecida por dos equipos erráticos en el tiro. Maledon se encargaba de romper la sequía del Asvel con 2 puntos y Rudy fallaba la última posesión del cuarto (14-20).

Igual que acababa el primer cuarto, comenzaba el segundo. Theo Maledon anotaba contra Tavares y Yabusele ponía la máxima francesa desde el 6’75 (14-25). El Real Madrid no quería despegarse, y con dos triples, uno de Rudy y otro de Causeur, disminuía la renta hasta los 5 puntos (20-25). Thompkins, con un 2+1, devolvía la ventaja blanca, que no ostentaba desde el 5-0 inicial (29-27). De nuevo, el interior estadounidense con un triple, situaba el 34-30 en el marcador, pero Jean-Charles anotaba en el siguiente ataque francés. Yabusele, inspiradísimo desde el triple, anotaba su tercer triple sin fallo para acercarse todavía más en el marcador y Jean-Charles colocaba de nuevo la ventaja lionesa (36-38). Causeur -8 puntos en este cuarto- anotaba desde la esquina un triple encimado por Lomazs y mandaba al conjunto blanco camino de vestuarios por encima en el marcador (39-38).

La vuelta de vestuarios mostraba un Asvel con ganas de ir a por el partido. Strazel robaba y asistía para la primera canasta del jugador letón Lomazs y, posteriormente, 2 tiros libres del propio Lomazs y una canasta de Jean-Charles colocaban el 41-44 en el luminoso. Empezaban los problemas para el Real Madrid en la dirección, con Campazzo y Laprovittola ambos con 3 faltas personales cuando restaban 16 minutos de partido. Sin embargo, un triple de Carroll (12 puntos) y otro de Causeur devolvían la renta de +3 para el conjunto blanco (51-48). Davion Berry iniciaba –con un triple- una serie de 3 ataques consecutivos positivos para el conjunto francés. Una serie finalizada por Amine Noua para situar el 51-57 en favor de los de Mitrovic. Carroll volvía a poner por delante al conjunto de Laso (62-61) y Laprovittola, con su primer triple, dejaba el 65-63 en el marcador, antes de que Garuba, desde el tiro libre, cerrara el tercer cuarto con ventaja blanca (67-63).

El capitán del equipo blanco, Felipe Reyes, comenzaba el último cuarto recogiendo el rebote ofensivo número 700 de su carrera en Euroliga para anotar su segunda canasta, y Garuba, su relevo generacional en la plantilla, conseguía con una canasta y el adicional colocar la máxima del Real Madrid (74-65). Strazel, no obstante, anotaba a posteriori para el 74-69. Minutos de desacierto en ambos equipos, y sorprendentemente, los más atinados fueron los más jóvenes: Garuba y Strazel, que dejaban en el marcador el resultado de 81-73 para los de Laso. El Madrid parecía encontrar la comodidad de la que no había gozado en todo el choque. Campazzo anotaba su primera canasta en el último minuto y Maledon ponía el punto y final al partido (87-78).

CRÓNICA DE RUBÉN TRIGO