El Casademont Zaragoza sigue viviendo su particular sueño europeo. Anoche, en Lituania, certificó su billete para los cuartos de final de la Basketball Champions League tras ganar 88-90 a un Lietkabelis que tuvo un altísimo porcentaje exterior.

Los de Porfi Fisac, que deberán esperar una semana para conocer a su rival (Oostende alargó este martes la serie ante Iberostar Tenerife), firmaron una gran segunda mitad para llevarse el triunfo.

El gran protagonista del encuentro fue Nico Brussino. El argentino acabó con 31 de valoración tras anotar 21 puntos, capturar 4 rebotes y recuperar 5 balones. Un partidazo.

Los aragoneses, de meterse en una futura Final Four, serían firmes candidatos a albergarla.