«Me llena entrenar, es mi vida». Así resumía Pablo Laso en rueda de prensa su satisfacción tras alcanzar el vigésimo título como entrenador del Real Madrid. 20 títulos, a dos de Lolo Sainz y a siete de Pedro Ferrándiz.

Los números de Laso, que afronta su décima temporada al frente del banquillo blanco, abruman: 20 títulos en 37 competiciones, llegando a 27 finales. Lo normal, en el deporte, es perder más de lo que se gana. No es el caso del Madrid desde que llegara el técnico vitoriano hace en 2011.

Acabó con la hegemonía del Barcelona de Xavi Pascual y sigue alargando un ciclo ganador pese a la manida retranca de que se avecina un fin de etapa. Y será cierto, pues los Llull, Rudy, Carroll o Felipe suman años, pero vendrán otros nuevos (Abalde, Alocén…). En el fondo, desde su llegada al Real Madrid, Laso ha tenido que convivir con las pérdidas del Chacho, Mirotic o Doncic. Y el próximo será Campazzo. Pero el gen competitivo made in Pablo Laso no cambia.

Y sigue escribiendo la historia.

Imagen de El País