Los Nuggets tenían en sus manos igualar la serie. Habían firmado una remontada heroica. Otra más en estos Playoffs de burbuja. Del 70-54 se había pasado al 102-103, gracias a un estelar Jokic (30 puntos) y Murray. Quedaban 2,1 segundos para el final. Tiempo suficiente para que los Lakers encontrasen a Anthony Davis, previo fallo de comunicación entre Grant y Plumlee, y se llevaran el gato al agua.

Davis, como si de un triplista nato se tratara, se alzó sin oposición -llegó tarde Jokic al punteo- y el balón entró sin apenas tocar la red. 105-103, 2-0 y los angelinos están más cerca de la final.