El Barça sumó su tercera victoria en la Liga Endesa tras superar a un Bilbao Basket que no pudo seguir el ritmo local en la segunda mitad. Thomas Heurtel fue el mejor jugador del conjunto azulgrana: 9 puntos, 7 asistencias y 6 robos. Brown, el más destacado en el cuadro vasco.

Empezó Bilbao Basket con la puntería afinada, anotando tres triples consecutivos –Brown, Rousselle y Jones– para colocar el 5-10 inicial en el marcador. Le costó un poco más al Barça entrar en el partido. Hasta tres tiros bajo canasta fallaron los de Jasikevicius, desesperado en la banda. El acierto de Abrines, así como la irrupción de Higgins, de vuelta a las canchas y autor de seis puntos consecutivos, revirtieron el marcador (16-15, min 8).

Tuvo que detener Mumbrú el encuentro tras un triple de Hanga nada más comenzar el segundo periodo (23-17). Mejoraron los azulgrana atrás, con un Heurtel que estuvo atento para robar un par de balones -acabó el partido con 5-. El francés, poco a poco más cómodo, asistió a Bolmaro para que el argentino pusiera la máxima renta en el marcador desde la línea de tres (30-22, min 16). Lo celebró con rabia el argentino, pues había fallado los seis triples que había intentado hasta la fecha este curso.

Lejos de amedrentarse ante tal diferencia, Bilbao reaccionó como el equipo aguerrido que es, y Rousselle redujo las diferencias con su tercer triple (34-33). Contribuyó a tal respuesta Pustovyi, errático en casi todas sus decisiones. Al descanso, 39-33.

Heurtel coge el mando

Si bien Calathes ha empezado el curso como base titular del Barça, Thomas Heurtel parece adaptarse a las exigencias de Jasikevicius. El francés firmó una segunda mitad sensacional, controlando el ritmo, asistiendo (beneficiándose sobre todo Hanga, preciso desde el triple y máximo anotador culé, 13 puntos) y defendiendo. Muy cabal el galo, referente de un Barça que se dispuso a romper el partido. Del 50-42 se pasó al 59-46 tras dos canastas seguidas de Smits. Las celebró como propias Saras desde el banco, puños en alto, conocedor de la confianza que necesita el letón.

Se diluyó Bilbao, atrapado en la telaraña defensiva culé. Casi todo decidido antes del último cuarto (65-50). Y ya no hubo más historia. Entró en escena Brancou Badio, forzando una falta en ataque y anotando en suspensión para finiquitar definitivamente el partido (74-53). Le felicitaba Oriola. En los últimos minutos, con Bilbao rendido, Pustovyi se resarció con fáciles canastas bajo el aro.

El Barça acabó el partido con el ucraniano, Smits, Higgins, Brancou y Bolmaro en pista, pensando seguramente en el próximo compromiso. Este jueves arranca la Euroliga y el CSKA visita el Palau. Palabras mayores.