Miami Heat 98-116 Los Ángeles Lakers (0-1)

Contundente superioridad la de Los Ángeles Lakers ante Miami Heat en el primer partido de las Finales 19-20 de la NBA. Anthony Davis (34+9) y Lebron James (25+13+9) capitanearon un esfuerzo global, con gran intensidad defensiva en la primera mitad y acierto continuado desde el triple. Miami Heat se vio superado y fuera del encuentro -solo maquilló al final-, y además sufrió problemas físicos de sus tres mejores hombres: Dragic, Butler y Adebayo, pendientes de evolución. Los Heat no tienen mucho tiempo de reacción. Porque cuando tu mejor hombre es Kendrick Dunn, es que algo ha pasado.

Empezó mucho mejor Miami, demostrando la fortaleza del conjunto. 10 primeros minutos fantásticos, con un Butler (23 puntos) muy acertado y bailando al son de Dragic. La diferencia inicial fue tal que los Heat llegaron a disfrutar de ventajas de 13 puntos.

Lo paró Vogel y Lakers mejoró sustancialmente con suplentes. Así como Howard fue un lastre en el inicio (le sentó pronto), con jugadores como Rondo, Caruso o Cadwell-Pope -determinante en los dos aros-, los angelinos tomaron el control del partido con las mismas armas que su rival: profundidad de plantilla y acierto desde el triple.

11 de 17, concretamente, en la primera parte. Ese acierto, unido a un mayor ajuste defensivo, acabo por desconcertar a Miami. No estaba en el guion la aparición de jugadores externos a la dupla James-Davis. Por una parte, mérito de Miami (Iguodala, un año más, como stopper de LeBron; Adebayo, muy cerca de La Ceja), pero por otra, los Lakers crecieron en confianza sin sus dos estrellas al 100%. Y además, dominaron el rebote (seis más al descanso, dieciocho al final).

Los de oro y púrpura no llegaron ni a perder al final del primer cuarto, continuando con las buenas noticias en el segundo. Miami también movió el banco, pero no con el mismo éxito. Los tiradores Tyler Herro (14 puntos) y Duncan Robinson pecaron de inexperiencia, y quizá de nervios, en unas Finales.

Para más desgracia, Jimmy Butler dio el susto al final de la primera mitad, en un feo gesto de su tobillo, y se retiró cojeando a los vestuarios. 48-65 al descanso.

Mal de ojo para Miami; sobrados los Lakers

Para sorpresa de todos, no fue Butler el que se quedó en las duchas, si no Dragic, aquejado del pie izquierdo. No volvería a la pista. Casi que mejor, porque su equipo apenas presentó batalla. Por inercia, por rebotes y por acierto, Los Ángeles Lakers no dieron su brazo a torcer y eran superiores allá donde se mirara.

Hasta Howard fue una pieza importante en la segunda mitad. Ahora sí le funcionó a Vogel el quinteto grande, sin perder un ápice de acierto en el triple. No hubo, pues, casi historia en la segunda parte: ventajas de hasta 30 puntos de los amarillos, problemas físicos en Miami (Adebayo hacía ostensibles gestos de dolor en su hombro) y un conato de remontada liderado por Crowder (12 puntos) y Dunn (18 puntos) -se ha ganado una mayor presencia en la rotación de Spoelstra- que rápidamente ahogó LeBron.

Acabó un primer partido descafeinado en lo deportivo, pero que deja varias conclusiones. La primera, y por méritos propios, los Lakers refuerzan su condición de favoritos. James y Davis están y son diferenciales. Y todo el roster detrás, una piña. Para Miami, lo urgente es recuperar a Adebayo (esguince de hombro), Dragic (desgarro plantar) y a Butler (torcedura de tobillo). Salvo la buena actuación de Dunn, no hay nada que destacar de ese equipo que ha roto los esquemas en el Este. Las Finales son palabras mayores, y los Heat necesitan mucho más para batallar, al menos.

MVP Miami Heat: Kendrick Dunn:  18 PTOS, 5 REB, 2 AS en 19 MIN

MVP Los Ángeles Lakers: LeBron James : 25 PTOS, 13 REB, 9 AS en 36 MIN