De no haber pandemia, los aficionados del Barça habrían abandonado satisfechos el Palau Blaugrana. Los de Jasikevicius realizaron un notable ejercicio en su estreno europeo. No es sencillo dominar con autoridad al CSKA, aún vigente campeón de Europa, que resistió en el marcador pese a ir siempre por debajo (desde el 7-9) y no claudicó hasta los últimos dos minutos. El ritmo del partido, a excepción de unos minutos en el tercer periodo, fue azulgrana. Dominó el Barça la zona, con Davies (18 puntos) y Mirotic (17) como estiletes. Sin Milutinov, Itoudis no tuvo alternativa. Acusó el CSKA la falta de ritmo, comprensible a estas alturas, así como las pérdidas en momentos puntuales (6 de Mike James, horrendo en la toma de decisiones). El Barça dejó al CSKA en 66 puntos, la tercera peor anotación de los moscovitas en la Euroliga desde 2014.

ESTADÍSTICAS

No fue un partido vistoso ofensivamente hablando, carente de ritmo en algunas fases, imponiéndose las defensas (dos de las mejores del continente) a ataques aún por ensamblar. Nada sorprendente a estas alturas. El Barça lideró el marcador desde los primeros instantes (17-9, min 8), aupado en un inspirado Mirotic, autor de 8 de sus 17 puntos en un primer cuarto en el que recuperó 4 balones. Motivado el hispano-montenegrino tras su rosco ante el Bilbao en liga. Calathes, con una finta de fantasía que engañó hasta los mopas, cerró el 1Q (24-14).

Comenzaron las rotaciones y el Barça abrió brecha en el marcador tras una buena acción de Smits al poste (33-19, min 15). Jugó bien el letón, consistente atrás y eficiente de espaldas a canasta. El estrago en la pintura moscovita era notorio, con Brandon Davies regalando dos mates para la galería tras sendas asistencias de Calathes (acabó con 7). Al estadounidense solo puede reprochársele su empecinamiento botando de espaldas a sus compañeros. Le saltan a la ayuda y la pierde (hasta en tres ocasiones le ocurrió). Shengelia, poco participativo, maquilló el marcador al descanso (41-33). Poco premio para un Barça que rozaba el 70% en tiros de dos.

Quiso poner la directa el equipo de Jasikevicius tras el paso por vestuarios. Abrines y Higgins ponían un peligroso 51-37 en el marcador (min 22). Todo de cara para encarrilar el encuentro. Pero claro, enfrente estaba el CSKA. Sacaron los de Itoudis su orgullo de campeón, endureciendo los contactos atrás y sacando partida de un par de faltas en ataque dudosas de Mirotic. Irrumpieron Bolomboy y Clyburn, lejos de su mejor versión, para reducir la ventaja antes del último cuarto (55-48).

Atravesaba el cuadro catalán un momento delicado. Solo una canasta en juego en los últimos ocho minutos. Y se complicó aún más la cosa cuando Shengelia, con un triple frontal, y Mike James con una acción de palomero ajustaban la renta al inicio del último acto (57-55, min 32). Los árbitros detuvieron el encuentro para revisar una posible antideportiva, hecho que aprovechó Jasikevicius para llamar a filas a sus hombres. Cogió la pizarra, dibujó una jugada y al reanudarse el partido Abrines salió de un bloqueo, se alzó como marcan los cánones y la enchufó de tres. Sonreía Saras en la banda. El balear, que sigue confirmando su gran inicio de campaña, añadió a ese triple un rebote ofensivo con mate y falta incluida. Se levantó al unísono todo el banquillo culé. No falló Abrines el tiro libre adicional. Seis puntos consecutivos y respiro para el Barça (65-55), que ya no dejaría escapar la ventaja. Abrines terminaría con 13 puntos y 22 de valoración, defendiendo a Clyburn y sonriendo con la bocina final.

Triunfo convincente para arrancar la Euroliga. Próxima parada, el domingo en el Palau ante Gipuzkoa.

El resumen del partido, en vídeo

Las palabras de Itoudis

«El Barça ha sido mejor y ha merecido ganar. Hemos estado lentos, nos falta ritmo. Analizaré profundamente, pero en caliente las claves han sido el 1Q y 4Q, donde hemos perdido un total de 12 balones. Hemos peleado, sí, pero eso no es suficiente a este nivel. […] Evidentemente no lo voy a poner como excusa, pero nos han faltado dos piezas importantes, sobre todo Milutinov por dentro, donde hemos sufrido bastante»

Las palabras de Jasikevicius

«Estoy muy contento con nuestro partido. Creo que hemos defendido muy bien, sobre todo a Mike James. Hemos dominado casi siempre. […] Es importante comenzar ganando. Un punto y para casa. […] Es evidente que nos está costando. Tenemos que mejorar en eso, quiero trabajarlo con los chicos. Claro que el CSKA siempre pelea y vuelve, pero un equipo como el Barça tiene que ser más regular. […] Brandon Davies es un jugador que puede hacer daño por dentro y por fuera. Hoy ha hecho un poco de todo. Su energía va a veces en su contra, pero yo quiero jugadores así. Seguro que con el paso del tiempo irá recordando lo que ya le pedíamos en Kaunas»