Los Ángeles Lakers 102-96 Miami Heat (3-1)

Encomiable esfuerzo colectivo de Los Ángeles Lakers en defensa para tumbar la resistencia de Miami, que no se fue del partido hasta el último minuto. Los de Spoelstra, con Adebayo recuperado, también mostraron minutos de excelencia defensiva, pero menos recursos ofensivos que su rival, especialmente en el tramo final. Vogel ganó la partida a Spoelstra en el último asalto. Los Lakers, a una victoria de su décimo-séptimo anillo de la NBA.

El cuarto partido de las Finales fue, desde su inicio, el más entretenido de la serie. Miami Heat recuperaba a Adebayo y los Lakers no tenían colchón para el tropiezo. Con el pívot de Miami sano, los Heat ganaban en defensa y, además, restaban preocupaciones ofensivas a Butler, que podía carburar a su ritmo.

El equipo de Spoelstra lo notó al instante. Gobernaron buena parte de la primera mitad en base a su solidaridad defensiva. Intensos y constantes los 2×1 y hasta 3×1 a LeBron James y Anthony Davis, que en ningún momento estuvieron cómodos en la pista, sobre todo en los dos primeros cuartos.

Los Ángeles Lakers sobrevivieron a la mejor imagen de los Heat gracias a su acierto en el tiro exterior. Miami aceptó el reto, entendiendo que el porcentaje de éxito desde la larga distancia debía bajar sí o sí. Su objetivo era otro: mantener a raya a LeBron y Davis.

En el otro aro, Adebayo tuvo tres minutos espectaculares, imparable. Después le pudieron más las prisas y erró demasiado. Algo parecido sucedió con LeBron, que de nuevo volvió a sumar demasiadas pérdidas de balón en su estadística. Caldwell-Pope minimizó la mala praxis de Lakers en ataque, aunque él también fue de más a menos.

Sea como fuere, la conclusión fue evidente: los Lakers juegan mejor sin Howard (pese a la confianza ciega de Vogel) y con Rondo en la dirección. Entonces vivió Lakers sus mejores minutos, debido a la dificultad de Miami para contener el pick and roll Rondo-Davis desde cabecera. 49-47 para el equipo de Hollywood al descanso.

El equipo de Spoelstra no disminuyó su nivel tras el paso por vestuarios. Se mantuvo constante, esta vez con sus tiradores afinados: Duncan Robinson (17 puntos) y Tyler Herro (21 puntos). Butler, a un nivel terrenal en comparación con el encuentro anterior, se acercaba al triple doble casi sin percatarse.

LeBron y Davis, a fuego lento

Las malas noticas para Miami, no obstante, iban en aumento, conforme el dúo amarillo iba apareciendo. Los Lakers redujeron el ritmo de posesiones por medio de Rondo y encontraron las mejores opciones ofensivas. Su porcentaje de acierto -aunque no de tres- aumentó. Lograron ponerse por delante de Miami y nunca más perderían esa ventaja.

Empezó el último cuarto con extrema igualdad, aunque eran los Lakers el que mandaba sobre el ritmo de juego. LeBron no tenía rival en contraataque, pero Miami se resistía. Fue un cuarto que debió encantar a Frank Vogel, porque se ganó desde la defensa. En este sentido, venció la partida a Spoelstra.

LeBron se adjudicó a Butler y le secó. Davis hizo lo propio con Adebayo. Inutilizados éstos, los sistemas los acababan Herro o Robinson en posiciones forzadas y fuera de su habitual rango de tiro. Esfuerzo terrible de Lakers en defensa. Y en ataque, a la batuta Rondo, que maneja los tiempos finales como nadie. Como productores, Davis y LeBron, ya definitivamente desatados. Y una sorpresa agradable: Caldwell-Pope, que se fue hasta los 15 puntos sin fallar en todo el último cuarto.

Ante estos argumentos no pudo Miami, impotente. Se fueron con la sensación de haber estado siempre ahí, menos al final, donde sí existió mucha diferencia. Lakers pareció tenerlo todo controlado con el quinteto preferido y más fiable de Vogel: Rondo-Caldwell Pope-Morris-LeBron-Davis.

Una premisa clara de Vogel: atacar a Robinson, el eslabón más débil de Miami. Y así fue: constantes cambios para generar ventaja clara sobre el tirador de los Heat. Caldwell-Pope anotó cinco puntos fundamentales, aunque fue un triple de La Ceja a 30 segundos y un tapón -puso 4- lo que sentenció el choque. Antes, LeBron había hecho dos de las suyas. Los Heat no respondieron y ya no había margen para inventar.

3-1 Lakers, pero Miami sigue mostrando cartas de batalla. Y ya no tiene nada que perder. Noche del viernes al sábado (03:00), quinto partido y primer match ball para Los Ángeles Lakers.

MVP Los Ángeles Lakers: LeBron James: 28 PTOS, 12 REB, 8 AS en  MIN

MVP Miami Heat: Jimmy Butler: 22 PTOS, 10 REB, 9 AS en  MIN