El Herbalife Gran Canaria sufrió este martes su primera derrota en la presente edición de la Eurocup en la cancha del Cedevita Olimpija, en Ljubljana (84-68), poniendo fin a su condición de invicto en el torneo y colocándose en una situación más que incómoda.

De hecho, este resultado negativo llegó después de tres derrotas consecutivas en la Liga Endesa y complica mucho las cosas al equipo insular, en vísperas de abordar un nuevo choque en la ACB frente al Movistar Estudiantes.

La aportación de Jarrod Jones (18 puntos y 9 rebotes), conjugada con el acierto de las rotaciones eslovenas -hasta cinco jugadores superaron la decena de puntos- desactivaron todo esfuerzo en la trinchera amarilla, con Jacob Wiley como principal referente claretiano (15 puntos, 9 rebotes y 21 de valoración) en un encuentro para olvidar en el caso de la expedición canaria.