Alexey Shved volvió a las pistas este lunes, una vez superada su lesión, firmando buenos números (19 puntos y 12 asistencias) pero sin evitar el tropiezo del Khimki en casa ante el Astana (88-89).

El ruso, en su 15a décima temporada como profesional, acabó con 19 puntos, demostrando que su muñeca, a la par que su anarquía a la hora de seleccionar tiros, sigue intacta. De ahí el 2 de 11 en triples. Shved repartió 12 asistencias y añadió 6 faltas recibidas a su tarjeta individual, guarismos nada desdeñables para ser su primer partido del curso (1 sola pérdida).

Eso sí, a la estrella del Khimki se la vio aún lejos de su óptimo estado físico, realizando transiciones a trote sin ningún disimulo.

Jeremiah Hill, la pesadilla del Khimki

Si hubo un claro protagonista en el encuentro, éste fue Jeremiah Hill. El americano acabó con 22 puntos (4/10 en triples), 7 rebotes y 7 asistencias. Su actuación, brillante en la primera mitad, dejó sin premio el 30+15 de Devin Booker (42 de valoración).