Líder en valoración, cuarto en puntos y tercero en triples anotados (con un superlativo 65%,13/20). Vladimir Lucic (Serbia, 1989) ha comenzado la temporada de Euroliga como un tiro. El alero, con pasado en Valencia, es la principal amenaza de un Bayern Munich que visita este jueves la pista del Real Madrid (21h) con un sorprendente balance de 4-1. El serbio atendió a FullBasket horas antes del partido.

– “Prefiero hacer la entrevista en inglés, que hace tiempo que no practico el español”, advierte Lucic entre risas.

En primer lugar, ¿cómo está la situación en Alemania?

Sinceramente estoy un poco en una burbuja. Seguimos las recomendaciones que nos marca el club para cuidarnos y cuidar a los nuestros. Aquí por suerte no hay demasiados casos, solo el Alba Berlin y algún otro aislado. Por suerte, hasta ahora, nosotros no estamos teniendo nada.

¿Ha cambiado mucho el día a día de un deportista?

Realmente, no. Además, desde que nació mi segundo hijo yo ya no salgo demasiado. Tampoco es que Múnich sea el mejor sitio para salir de fiesta (risas). Voy a entrenar, a pasear… Lo único que ha cambiado es nuestra relación con los aficionados, que no pueden estar con nosotros.

Les echan de menos.

Muchísimo. Imagínate yo, que he crecido en ambientes calientes (se formó en el Partizan) y sé de la importancia que tienen los aficionados. Después del Partizan me fui a Valencia, allí también animan mucho. A mí me gusta sentir la energía de la gente y ahora está todo demasiado vacío.

¿Cree que es posible acabar la Euroliga con el actual formato de competición?

Es un reto, es evidente. La situación no es fácil, hay que tratar de solventar los problemas que aparecen, como la posibilidad de jugar algunos partidos con el roster incompleto. Pero no solo en Euroliga, también las competiciones domésticas. El calendario no es el mejor, pero no veo un formato burbuja. Es imposible combinarlo con las ligas ahora, se debería haber planificado antes. Debemos intentar ser disciplinados, cuidarnos y jugar. Es nuestro trabajo.

Está siendo un inicio de curso sorprendente. Algunos de los favoritos al título están con balance negativo: Efes, CSKA, Madrid…

Efes está jugando sin Larkin, el alma del equipo, su estrella, un tipo que puede anotar 50 puntos en un partido, te lo digo por experiencia (risas). Estoy seguro que cuando vuelva volverán a ganar y serán uno de los mejores, sin duda. El CSKA tiene piezas nuevas importantes y deberá encajarlas para que funcionen. Y el Madrid suele empezar las temporadas mal, pero mantienen el bloque de hace años, se conocen bien… irán hacia arriba.

¿Las urgencias de resultados que tiene el Madrid le hace más peligroso?

Jugar contra el Madrid siempre es un reto complicadísimo. Da igual cómo estén en la tabla. Es uno de los grandes equipos del continente, si no el que más, tienen experiencia, mentalidad ganadora… Tendremos que hacerlo muy bien si queremos ganar.

Hasta ahora no les está yendo nada mal fuera de casa. Victorias en Estambul y Tel Aviv.

Nadie esperaba que empezásemos así, ganando fuera de casa y en pistas muy difíciles. Personalmente, desde el primer día que empezamos la pretemporada me gustó mucho el ambiente del equipo. Hay un gran espíritu de trabajo. Somos un equipo joven, con un nuevo entrenador… Aún tenemos que mejorar mucho. No creo que nuestras metas sean tan altas como parecen ahora.

Fue el MVP de la doble jornada Euroliga hace dos semanas, su primera distinción individual en la competición. ¿Cree que está en su prime?

No pienso mucho en ello, si te soy sincero. Claro que con el paso de los años uno gana experiencia y entiende mejor el juego, pero llevamos cinco partidos… te respondo a esta pregunta cuando hayamos jugado los 70 (risas). Este curso tengo más responsabilidad, tengo el balón un poco más en mis manos, y eso se traduce en más tiros. No creo que pueda mantener el actual nivel de acierto, simplemente porque cuando tiras más tienes más opciones de fallar. Mi reto es seguir trabajando duro y mejorar.

Hizo un gran trabajo en Bamberg, luego en Belgrado y este inicio en Múnich es esperanzador. ¿Qué tiene de especial Trinchieri?

Es el entrenador y líder de este equipo. Posiblemente uno de los roles más importantes que hay en un deporte colectivo. Se preocupa por todos los jugadores, le gusta tenerlo todo bajo control y tiene experiencia en este nivel, que es muy importante. Comparto mucho su mentalidad.

¿Diferencias con Radonjic?

Creo que Dejan es un entrenador infravalorado. Con él empecé a jugar al máximo nivel. Me ayudó mucho personalmente. Son dos entrenadores distintos, cada uno con su filosofía, como cada técnico, pero comparten lo mismo: desde la defensa se construye todo.

Retrocediendo en el tiempo, ¿cómo vivió el desenlace del pasado Mundial? Serbia parecía la gran favorita al título.

Así es el baloncesto. Ningún equipo en todo el mundo es campeón si no lo demuestra en la pista. Seguramente nuestro mayor problema fue la falta de adaptación de nuestros jugadores NBA a sus roles en el equipo. Esto requiere de tiempo, no es tan sencillo. No acabamos de encajar bien y no rendimos al nivel deseado.

Una última. ¿Qué recuerdos tiene de Valencia?

Siempre le estaré agradecido al club por la oportunidad que me brindó. Jugar en ACB fue una experiencia increíble. El estilo en España es muy diferente al que siempre había jugado, mucho más rápido. Y la ciudad me encantó, los aficionados siempre te animaban… guardo muy buenos recuerdos, la verdad. Ojalá tengan una buena temporada.