El astro de la NBA ha triunfado allá a donde ha ido en su carrera, escogiendo exactamente en las franquicias que iba a convertir campeonas con su presencia e involucración en todos los aspectos.

LeBron James sigue haciendo historia en la NBA y además de haber llevado a Los Ángeles
Lakers a su decimoséptimo anillo para empatar con los Boston Celtics o haber logrado su
cuarto título de campeón, acompañado de otros tantos galardones de MVP en Las Finales, ha conseguido llevarse el campeonato en todos los equipos para los que ha jugado.

Es la gran estrella del baloncesto mundial, un hombre que parece insuperable y su afán de
protagonismo y hambre de victoria no conoce límites. Precisamente por eso es el jugador más determinante de las apuestas en directo de Betfair en la sección de la NBA, un hombre capaz de elegir su destino y el de los que le rodean. Triunfando allí donde ha ido.

Comenzó su carrera en los Cleveland Cavaliers, pero al ver que allí no iba a tener opciones de pugnar por el anillo, decidió en el 2010 emprenderse en el viaje hacia los Miami Heat donde se encontraría con Dwane Wade y Chris Bosh. Allí, en cuatro temporadas alcanzó cuatro Finales y levantó sus dos primeros anillos. Un camino que se acabó rápido por el hecho de que King James tuviera una cuenta pendiente con los Cavs.

En el 2014 regresa a Cleveland, su casa, para acabar lo que empezó en el 2003. Y allí ante
uno de los mejores equipos de última década según la propia NBA, los Golden State
Warriors, logró el primer anillo de la historia para los Cavs en el 2016, además de enlazar
otras cuatro Finales consecutivas en sus cuatro campañas allí disputadas.

Después llegó a Los Ángeles con la clara misión de volver a pelear por el campeonato de la
NBA. En su primera campaña no lo logró y por eso se involucró en el fichaje de su nuevo
escudero, Anthony Davis, amigo cuya llegada ha sido clave para que esta temporada los
Lakers ganaran el campeonato. Juntos han brillado con la camiseta oro y púrpura de Nike en la que de cara a la próxima campaña ambos cambiarán su dorsal.

Adaptándose a cualquier circunstancia

En esta historia, LeBron siempre ha elegido su suerte, ha forzado la marcha y ha conseguido a base de su competitividad vencer con diferentes compañeros, siendo una leyenda en cada una de las tres franquicias en las que lo ha conseguido por el momento.

Todo ello, además, acompañado de un cambio importante tanto de posiciones como de estilo de juego para adaptarse a lo que había en cada momento en las plantillas de las que formaba parte y así darle una mayor importancia sobre la pista a ciertos jugadores con buen potencial.

Esta es seguramente la suerte que ha tenido la gran estrella del momento en la NBA, LeBron James, que ha podido elegir, escoger y ganar siempre donde ha querido. Lo ha hecho en franquicias de poca entidad y también en una a la que podría dejar como la mejor de la historia en cuanto a campeonatos levantados, una vez se retire. Quizás ese pueda ser su siguiente objetivo para alcanzar en Los Ángeles.