Se le da bien Kaunas al Real Madrid. 10 victorias en 12 visitas a tierras lituanas. Este viernes, los de Pablo Laso firmaron un partido muy serio para llevarse el gato al agua ante un Zalgiris que solo había perdido un partido hasta la fecha. Los de Schiller no dieron su brazo a torcer, pero el 90-93 final bien refleja lo ocurrido en pista. Un alto intercambio de canastas, buenos porcentajes y mucho ritmo. Un buen partido.

Facundo Campazzo (27) y Walter Tavares (34) sumaron 61 de los 113 de valoración de todo el Madrid. El dúo sacapuntas desplegó su mejor versión para ofrecer una función sobresaliente. El argentino anotó 19 puntos (5/8 en triples) y repartió 10 asistencias; el caboverdiano, intratable en la pintura, se fue hasta los 22 puntos (9/9 en tiros de campo) y 12 rebotes.

Los blancos comenzaron el partido inspirados (13-20, min 6), de la mano de un Carroll enchufado. Y se alzaron hasta los 32 puntos al término de los primeros diez minutos. Recital de Campazzo. Voltearía la situación Zalgiris con Geben y Walkup (39-34, min 16), aprovechando el apagón ofensivo del Madrid. Llull irrumpió para maquillar un horrible segundo cuarto antes del descanso (54-48).

El inicio del tercer periodo no fue en absoluto esperanzador. Hayes y Rubit hicieron saltar las alarmas, aumentando la renta hasta los diez puntos de diferencia (71-61, min 28). No daba con la tecla el Madrid pese a la aparición de Abalde y Tavares. Fue precisamente el gigante, el jugador más influyente en la pintura de Europa, el que cambiaría la inercia del choque (junto a Thompkins, dos triples clave al principio del 4Q). Anotó 8 de sus 22 puntos en los últimos 3 minutos, atinando también desde la línea de tiro libre.

Triunfo del Madrid, que ya se acerca a los puestos de Playoffs. Segunda derrota del Zalgiris, ambas en casa y contra equipos ACB.