El primer gran movimiento del mercado NBA 2020-21. Dennis Schröder jugará en los Lakers tras el acuerdo entre la franquicia angelina y los Oklahoma City Thunder, que recibirán a Danny Green y el pick 28 del Draft 2020. La noticia la adelantó el de siempre, Adrian Wojnarowski.

Schröder, uno de los mejores jugadores de la pasada temporada saliendo desde el banquillo, es un refuerzo de lujo para los campeones. Amenaza exterior (19 puntos de media con casi un 40% en triples) y encaje idóneo como generador de segunda unidad. Su salario (15,5 millones de dólares antes de ser agente libre en 2021) tampoco desentona en una plantilla que sufrirá más retoques para intentar seguir en la terna por el título.

Danny Green, notable tirador -aunque su última campaña haya sido irregular- y correcto defensor, hará las maletas rumbo a OKC, la que será su quinta franquicia en la NBA tras Cleveland, San Antonio, Toronto y LA. Los de Vogel podrían echar de menos su capacidad para defender a exteriores altos, pero el cambio por Schröder parece beneficioso.

Caldwell-Pope, agente libre

Green podría no ser la única pieza exterior de los Lakers que cambie la próxima campaña. Como ha apuntado Shams Charania, Caldwell-Pope ha decidido no ejercer su opción de jugador y será agente libre. ¿Significa eso que vaya a dejar LA? No tiene por qué, pero los angelinos deberán decidir si compiten o no con posibles ofertas de otras franquicias.

En esa misma tesitura se encuentran Rajon Rondo y Avery Bradley. Varios rumores apuntan que ambos también podrían salir al mercado y, en el caso del primero (Rondo), ya podría tener el interés de equipos como los Clippers.

Veremos qué ocurre. Habrá movimiento en los Lakers.