Una desgracia. La peor de las noticias. Los Golden State Warriors han confirmado este jueves que Klay Thompson se ha fracturado el tendón de Aquiles. O lo que es lo mismo, que se perderá toda la temporada 2020-21. La segunda consecutiva en el dique seco. Primero los ligamentos de la rodilla izquierda, ahora el Aquiles.

Es un varapalo individual para Thompson, de 30 años, así como para los Warriors, que ven minimizadas sus aspiraciones para la presente campaña.

Thompson, que en verano de 2019 firmó un nuevo contrato de cinco temporadas por 190 millones de dólares, deberá esperar hasta el 2021 para volver a vestirse de corto. Un jarro de agua fría para uno de los mejores tiradores de siempre. Ojalá le volvamos a ver a su mejor nivel.