La última derrota del Barça llegó en Murcia, un rival físico e intenso, de esos que incomodan. O igualas su intensidad o te sacan del partido. Algo similar le ocurrió a los azulgrana en Francia ante el Asvel, un colista bravucón que domó al líder y le condenó a su segunda derrota del curso en competición europea.

Los de Jasikevicius tuvieron una noche aciaga. El 5-6 fue la única ventaja culé, a remolque todo el partido, sin acierto exterior (2/8), todo lo contrario que el cuadro francés (13/21), el equipo que menos triples anotaba en Euroliga. Ironías del baloncesto.

Ni la condición de líder ni los precedentes (el Barça había ganado los siete partidos ante el Asvel en la era moderna de la Euroliga) sirvieron. El mes de noviembre perfecto, al traste. Un tropiezo inesperado.

ESTADÍSTICAS

Jasikevicius había avisado en las horas previas del nivel físico de los franceses. Y su apuesta inicial fue incluir a Pustovyi en el quinteto. El objetivo era minimizar a Moustapha Fall. Y el ucraniano, en cierta medida, lo logró en los primeros tres minutos (ya no volvería a jugar hasta los últimos dos minutos del partido, ya residuales).

Mirotic, ávido al poste, reaccionó al 5-0 para poner el 5-6 (min 3). Lighty y Freeman apretaron el gatillo para disparar desde el triple. Desactivado Fall -hábil para encontrar a sus compañeros abiertos-, los pupilos de TJ Parker sorprendieron desde más allá del arco. Hasta cuatro triples anotó Asvel en el 1Q (25-19).

Heurtel irrumpió en pista con una preocupante desconcentración. Acumuló tres pérdidas el francés, una de ellas en pista defensiva (dobles). Cabizbajo, el galo atraviesa el peor momento de forma desde que viste la camiseta azulgrana (3 puntos este viernes). Lo aprovechó el Asvel, crecido físicamente, para abrir brecha (33-23, min 13). Jasikevicius, brazos en jarra, optó por el pretoriano Smits, y el letón respondió con tres canastas fáciles en la pintura (37-32). Pero los locales insistían en el acierto de tres. Cole y Freeman volvían a atinar para poner el 45-36 al descanso. La mayor cifra de puntos encajados por el Barça esta temporada tras veinte minutos.

Poco o nada cambió tras el paso por vestuarios. Freeman, con su tercer triple -y a la postre último en su cuenta-, abría el tercer cuarto. No se lo podía creer Saras en el banquillo. Intentaron Higgins y Mirotic, con más pundonor que acierto, recortar diferencias. Pero no hubo manera. Yabusele y Lighty, otra vez con triples, ampliaban la renta (61-47, min 27). Se desgañitaba el técnico lituano, sabedor que el partido se le escapaba. Fíjense si le costaba tanto anotar al Barça que los últimos siete puntos del 3Q fueron desde la línea de tiro libre (65-53).

El último cuarto ya no tendría historia. Cualquier conato de remontada fue cortado de raíz, como si no, desde el triple. Cole puso el 73-59 (min 35) en un marcador ya insalvable. Claudicó el Barça en una noche gris, sin capacidad de reacción y lejos de su mejor nivel. Pero sigue líder en la Euroliga.