La Virtus Roma anunció este miércoles su retirada de la Serie A por los graves problemas económicos que atraviesa el club. La quiebra y desaparición, a un paso.

Así, la primera división de la liga italiana se reduce a 15 equipos y todos los resultados de los partidos que han jugado la Virtus quedan anulados. Los jugadores de la plantilla actual podrán ser fichados por otros clubes.

El equipo de la capital arrancó la temporada con incertidumbre financiera y sin un patrocinador que sustentara al club. Ahora, a mitad de diciembre, y con un balance de 2 victorias y 7 derrotas, el propietario de la Virtus Roma envió una carta a la Federación italiana confirmando su renuncia a la competición.

Ese es el único mensaje oficial existente por parte de la Virtus. Ni un mensaje en redes sociales, ni un comunicado. 60 años de historia destruidos sin apenas ruido. Un equipo que ganó la liga en 1983, la Euroliga y la Intercontinental en 1984, dos Korac (1986, 1992)… y que tuvo en sus filas a estrellas como Radja, Gervin, Myers, Bodiroga o Datome.

Falta de tacto (con los aficionados). Un drama (para el baloncesto).