Hay noches que reconcilian con el pasado. Ese que nos hizo creer en la fantasía. Stephen Curry recordó ante los Blazers a aquel jugador tan especial que maravilló en 2015. La estrella de los Warriors alcanzó los 62 puntos en un partido memorable que se llevó Golden State (137-122).

Curry firmó una actuación sensacional. Su inicio fue fulgurante, anotando ya 21 puntos en el primer cuarto. Al descanso ya llevaba 31 puntos, un punto más que los 30 con los que terminó Lillard al partido. El paso por vestuarios no le frenó, en absoluto. 14 puntos en el 3Q y 17 en el último parcial para dispararse a los mencionados 62 puntos. Su máxima anotación en la NBA. 

18/31 en tiros de campo, 8/16 en triples y 18/19 en tiros libres. Una exhibición ofensiva a la que deben sumarse 5 rebotes y 4 asistencias.

A sus 32 años, y en una temporada complicada en lo colectivo (la lesión de Klay frustró gran parte de las aspiraciones de los de Kerr), Curry promedia 32,3 puntos en 6 partidos con un 45% en tiros de campo. 

LOS DATOS:

  • Curry es el primer jugador en la era del play-by-play (desde 1996) que anota más de 30 puntos en cada una de las partes de un partido. Kobe Bryant anotó 30 exactos en cada una de las partes en 2005 (vía ESPN)
  • Curry es el primer jugador que anota más de 30 puntos en cada una de las partes desde Pete Maravich en 1977.
  • Curry ha firmado la máxima anotación de un jugador de los Warriors desde Rick Barry en 1974 (64).

Un recital para disfrutar y ver las veces que sean necesarias.