8 partidos lejos del Staples, 8 victorias. Los Lakers no conocen aún la derrota esta temporada como visitante. Esta madrugada, con un superlativo LeBron, los angelinos doblegaron a los Bucks 106-113.

LeBron James firmó otra exhibición. Se fue hasta los 34 puntos (13/25 en tiros de campo con 6 triples), capturó 6 rebotes y repartió 8 asistencias. Confianza, liderazgo y acierto. Un monstruo que sigue a un nivel altísimo en su temporada 18 en la NBA.

El secundario de LeBron no fue esta vez Davis (18+9), sino un Caldwell-Pope que alcanzó los 23 puntos tras anotar 7 triples. De hecho, los Lakers acabaron con un notable 19/37 desde más allá del arco.

Cifras que contrastan con el deficiente 32% de los Bucks (9/28), que tuvieron en Antetokounmpo (25+12) y Holiday (22+7 asistencias) a sus jugadores más destacados.

«Tenemos que ser un poco más intensos. Tuvimos muchos tiros de tres, pero los fallamos esta noche. Hay que darles crédito a ellos, metieron muchos triples difíciles, eso hizo una gran diferencia en el partido», reconoció Khris Middleton (20 puntos) al término del encuentro.