El Hereda San Pablo Burgos se proclamó este sábado campeón de la Copa Intercontinental tras derrotar a Quimsa por 73-82.

El equipo que entrena Joan Peñarroya, que ganó la Champions hace unos meses, cimentó su triunfo en una gran primera parte que le permitió llegar al descanso dominando por 24 puntos (32-56).

Los argentinos mejoraron sus prestaciones en el tercer y último cuarto y llegaron a ponerse cinco abajo a 1.45 del final, aunque los burgaleses supieron mantenerse por delante en el marcador y acabaron imponiéndose por 73-82.

Vitor Benite, MVP

Vitor Benite fue nombrado mejor jugador de la final gracias a sus 19 puntos, 2 rebotes y 3 asistencias en 28 minutos. Fundamental en el triunfo burgalés.