James Harden firmó una excepcional actuación para liderar la remontada y victoria de los Nets en Phoenix (128-124).

Perdían de 24 los de Steve Nash, en su regreso a Arizona, hasta que Harden se puso el mono de trabajo. El #13 dio un recital. De anotación (38 puntos) y dirección (11 asistencias). Un escándalo que él mismo se encargó de rubricar con el triple decisivo.

Sin Irving ni Durant, Harden estuvo a la altura. Junto a él, un acertado Joe Harris (22 puntos).

En los Suns, destacar a Chris Paul (29 puntos y 7 asistencias) y Devin Booker (22 puntos y 7 asistencias).