El Barça no se relaja tras proclamarse campeón de la Copa 2021 y le ha endosado una paliza al Zalgiris (86-62) para mantenerse en lo más alto de la clasificación de la Euroliga.

Jasikevicius no dio tregua a su exequipo con una defensa muy intensa y los lituanos solo pudieron plantar cara en los dos primeros periodos. Cory Higgins (19 puntos) sigue en estado de gracia y protagonizó otra exhibición ofensiva con penetraciones imparables y tiros de media distancia.

El encuentro empezó muy igualado y, pese a la intensa defensa de los hombres de Jasikevicius, el Zalgiris se mostraba infalible en ataque. Por parte blaugrana el festival de Cory Higgins se inició desde el principio y en siete minutos de partido ya acumulaba 11 puntos (24-24).

En el segundo periodo el Barça ya pudo despegarse en el marcador gracias al acierto en el tiro exterior y a un superlativo Higgins, que siguió mostrándose imparable en sus penetraciones a canasta. Los lituanos empezaron a fallar en ataque con la asfixiante defensa azulgrana y se llegó al descanso con una clara diferencia (48-37).

En la reanudación se acabó el duelo tras una sequía ofensiva muy preocupante del Zalgiris, que no consiguió anotar en los cuatro primeros minutos. Calathes repartía juego a su antojo y Brandon Davies se puso las botas (71-47).

El último periodo fue un mero trámite sin emoción alguna. Pierre Oriola acumuló muchos minutos en pista, Davies descansó en el banquillo, y completó una gran actuación atrapando a Higgins en anotación con 19 puntos. Mención también para Bolmaro, que jugó su mejor partido como azulgrana.

Este Barça va muy en serio y no baja el pistón. La intensidad defensiva define a un equipo que lo quiere ganar todo.