Giannis Antetokounmpo tenía ganas. De liderar. De dominar. De decidir. De convencer. El griego firmó un magnífico final de partido para que los Bucks superasen a los Clippers (105-100).

En el tramo decisivo, Antetokounmpo fue determinante en ambos lados de la cancha. En defensa echó el cerrojo, taponando a Leonard y Zubac (qué barbaridad), y en ataque se mostró eficiente bajo canasta, desde la esquina e incluso desde los tiros libres. Anotó 17 de sus 36 puntos y puso 3 de sus 4 tapones en un gran último periodo. 

Cerró la noche con un mate para la galería, de los que regalan fotos icónicas y sirven para levantar a los aficionados -pocos- de sus butacas.

Los Clippers, empecinados con los triples, sumaron su tercera derrota en los últimos cinco partidos.

https://www.youtube.com/watch?v=mGrL6iiAEYA