Barça y Panathinaikos, con dos trayectorias bien distintas, se han enfrentado en el OAKA para dirimir sus destinos y han protagonizado un duelo apasionante que se ha resuelto en el último cuarto a favor de los azulgranas, aunque hoy iban de rosa (77-85).

Mario Hezonja (21 puntos) y Nikola Mirotic (25 puntos) han deslumbrado con sus actuaciones individuales pero también ha sido el partido de Bolmaro (8 puntos y 4 asistencias), que ha rubricado una actuación de mucho nivel con un mate en contraataque que será recordado. Cory Higgins (16 puntos) ha sido el escudero perfecto de Mirotic anotando de todas las formas posibles y Calathes ha cosechado 25 minutos llevando el timón del barco.

Con esta victoria el Barça de Jasikevicius se afianza en la primera posición, con el CSKA siguiéndolo de cerca, mientras que el PAO ya se empieza a despedir del sueño de entrar al playoff.

Calathes, leyenda del Panathinaikos, fue obsequiado con la camiseta (33) que lució tantos años en el PAO justo antes del inicio del encuentro. El base griego llevó la batuta del juego azulgrana al iniciarse el juego y justo ahí empezó el recital ofensivo de Mirotic. El ala-pívot montenegrino acabó el primer cuarto con 13 puntos (17-26).

En el segundo periodo la intensidad azulgrana volvió a ser la insignia de un equipo diseñado para ganarlo todo. Jasikevicius apretaba desde el banquillo y sus hombres respondían en el parquet. Bolmaro completó minutos de mucha calidad con dos triples y tres asistencias en diez minutos mientras que en el PAO sobresalió un hipermotivado Hezonja, el cual anotó 12 puntos antes del descanso. Calathes metió un triple, algo inusual, y se llegó a la media parte con otro triple, pero en este caso del rival para recortar la ligera ventaja blaugrana (39-45).

El tercer periodo no fue muy vistoso. Las defensas de ambos equipos ganaron protagonismo, el juego ofensivo era lento en ambos lados de la pista, pero se finalizó con una penetración espectacular de Hezonja (50-59). Mientras, en el lado culé, Mirotic ya alcanzaba los 20 puntos.

Quedaba todo por decidir, había partido, y el último cuarto empezó con una tímida reacción de los hombres de Oded Kattash (55-61). El Barça apretó, no se dejó sorprender, y respondió con rapidez culminando un contraataque acabado con un mate espectacular de Bolmaro (55-65). A partir de entonces el Barça supo manejar bien la ventaja, y pese a los arreones de Hezonja, controló el juego para sellar una victoria muy importante (77-85) tras el tropiezo ante el ASVEL.