Pablo Laso y Xavi Pascual, viejos conocidos, se han vuelto a ver las caras en un partido de Euroliga y, en esta ocasión, con sus equipos empatados a victorias en la clasificación general. El Madrid se ha presentado en la pista del Zenit con bajas muy importantes por lesión pero ha demostrado la calidad de su plantilla dando guerra hasta el último segundo para conseguir una victoria muy importante. Walter Tavares (16 puntos) ha sido el mejor jugador madridista pero, tras un inicio espectacular, se apagó en el tercer periodo por cometer la cuarta falta personal. Volvío a pista a falta de seis minutos, con el encuentro muy caliente, y con su aparición el Madrid fue mejor. Por parte rusa, el exblaugrana Kevin Pangos (14 puntos), con su dirección, y Billy Baron (12 puntos), con sus triples, casi consiguen derrotar a uno de los favoritos para el cetro continental (71-75).

El partido empezó con un Madrid excelso dominando todas las facetas del juego. Alocén llevaba la dirección con dinamismo y Tavares dominanaba el juego interior tanto en ataque como en defensa mientras el Zenit se mostraba muy errático (13-24).

En el segundo periodo continuó el dominio merengue con Tavares impresionando delante y atrás. El Zenit lo intentaba pero solo respondía Pangos con triples y una buena dirección de juego (29-38).

En la reanudación se produjo la gran reacción del Zenit (29-14 en el tercer periodo). Pangos continuó con su acertada dirección de juego pero necesitaba más socios, y los encontró. Baron empezó a meter triples y Poythress (11 puntos), sin Tavares por cometer la cuarta falta, no tuvo rival en la pintura (58-52).

Se llegó al último periodo con todo por decidir pese a la espectacular remontada de los hombres de Pascual. Gabriel Deck (15 puntos) metió a los suyos en el encuentro, con acciones ofensivas de mucha calidad, y a falta de seis minutos para el final volvió Tavares a pista para poner orden y decantar la balanza para el lado del Madrid (71-75).

Los hombres de Laso lo pasaron mal pero salieron muy vivos de Rusia con una victoria que les da oxígeno para encarar la recta final de la competición y entrar al playoff.