La noche NBA nos ha dejado un protagonista inesperado. T.J. McConnell ha hecho historia en el triunfo de los Pacers ante los Cavaliers (114-111), sumando un triple-doble con 10 robos y sin fallar un tiro, algo que nadie había logrado antes.

McConnell estuvo soberbio en tareas defensivas, recuperando un total de 10 balones, 9 en una primera mitad escandalosa. Se quedó a solo un robo de igualar la mejor marca de siempre (11, Kendall Gill y Larry Kenon).

Además, anotó 16 puntos con un 8/8 en tiros de campo y repartió 13 asistencias. Una actuación sin precedentes… y saliendo desde el banquillo. Alucinante.

Para encontrar al último jugador que logró un triple-doble con robos, puntos y asistencias hay que remontarse a abril de 1998, cuando Mookie Blaylock sumó 14 puntos, 11 asistencias y 10 robos.