Los Sixers se llevaron el partido de la jornada en la NBA ante los Utah Jazz tras una prórroga (123-131). Un gigante Embiid forzó el tiempo extra con un triple milagroso, y Harris se encargó de rematar la faena.

El duelo entre los dos líderes de Conferencias no defraudó. Por intensidad, emoción y rendimiento de estrellas. Fue un gran partido que los Sixers tuvieron que remontar. Y lo hicieron fundamentalmente por Joel Embiid, autor de un doble-doble monstruoso (40 puntos y 19 rebotes) y del triple que mandó el choque a la prórroga.

El camerunés fue una pesadilla para Gobert, y en el tiempo extra Tobias Harris demostró tener sangre fría: anotó 11 de sus 22 puntos en esos cinco últimos minutos.

Donovan Mitchell, muy crítico con los árbitros al término del partido, sumó 33 puntos. Bogdanovic y Conley, 18 cada uno. Insuficientes esta vez.