El Barça se lleva el segundo clásico de la temporada en Euroliga al vencer en Madrid por 76 a 81 y da un paso de gigante de cara a terminar la fase regular como líder. Esta derrota deja al Real Madrid con cero victorias y seis derrotas en enfrentamientos contra equipos españoles. 

El Barça sufre en el rebote pero vence en la primera mitad

Los de Jasikevicius arrancaron de forma fulgurante. Comandados por Calathes, los culés hicieron mucho daño a base de una curiosa variante táctica; Claver, el alero, jugaba en el poste ante Carlos Alocén (con quien Laso emparejó al valenciano) para forzar la ayuda de Tavares y dejar así libre a Oriola en la línea de tres. Los blancos se repusieron de este mal inicio con un gran Alocén y sus dos pívots a la vez en la cancha. Un triple final de Kuric, el segundo en su cuenta personal, colocó un 19-24 que selló el primer cuarto.

En el segundo parcial, el Real Madrid golpeó primero. El arma principal de los de la capital fue el rebote ofensivo, aunque los lanzamientos de tres también tuvieron un papel importante. El Barça reaccionó en los minutos finales con un 0-7, basado en la intensidad defensiva, con Pierre Oriola como referencia ofensiva. Deck anotó un triple sobre la bocina de la posesión a falta de dos minutos para romper la racha blaugrana. El lanzamiento del argentino fue el último convertido en lo restante de cuarto y los catalanes se marcharon al descanso venciendo por 38 a 41.

El clásico más igualado de la temporada cayó del lado culé

Mirotic atacó el aro en la primera jugada de la segunda mitad para lograr un mate espectacular, dos más uno incluido, con la izquierda. Tras ello, la dinámica del encuentro fue favorable al Madrid, aunque no pudo tomar ventaja. Abrines y Oriola se encargaron de mantener por delante a los suyos pese al gran nivel de los de Laso durante todo el parcial. Los culés se fueron a los últimos diez minutos mandando en el electrónico por 54-57.

El Real Madrid le dio la vuelta al marcador con dos triples tempraneros de Carroll y Laprovittola. Luego de un gran comienzo de los locales, el Barça volvió a colocarse por delante gracias al liderazgo de Calathes y la lectura de Mirotic desde el poste bajo. El partido se mantuvo igualado, y precioso, y ninguno de los dos equipos consiguió despegarse en el tanteo. En unos minutos finales donde dominó la defensa, Oriola resultó determinante para los suyos y, tras un tapón de Mirotic, dejó al conjunto azulgrana cinco arriba a falta de un minuto. Los culés defendieron la ventaja con uñas y dientes y superaron al eterno rival por 76 a 81.

El jugador más decisivo del partido fue Pierre Oriola con 18 puntos y 6 rebotes, aunque el más valorado de su equipo fue Mirotic (24 de valoración). En el cuadro blanco, Tavares (29 de valoración) y Deck (17 y 4 capturas) brillaron por encima del resto.