CSKA Moscú y Armani Milán, equipos de la parte alta de la clasificación, se han enfrentado en tierras rusas a falta de seis partidos para empezar el playoff. Los hombres de Messina sorprendieron a los anfitriones con un primer periodo demoledor (10-30) y, tras conseguir una ventaja de 20 puntos, vivieron de rentas hasta el final del partido gracias a la inspiración de Kevin Punter (32 puntos). El CSKA tuvo sus momentos, y los italianos sufrieron con los arreones locales, pero apenas pudo superar la barrera de los seis puntos de diferencia. Mike James (21 puntos) y Toko Shengelia (20 puntos) hicieron las delicias de sus aficionados con un gran repertorio ofensivo pero el nefasto primer cuarto penalizó demasiado a los hombres de Itoudis (76-84).

El CSKA, con un partido menos, cosecha una segunda derrota de forma consecutiva y el Milano, por su parte, supera a los rusos en la clasificación para colocarse segundo, con 19 victorias, solo por detrás del Barça.

Antes de iniciarse el partido, Kyle Hines (34 años) recibió un homenaje por sus años gloriosos en el CSKA y fue obsequiado con una matrioshka personalizada y de gran tamaño. El propio pívot fue el encargado de inaugurar el marcador con un 2+1 tras subir el balón y protagonizar una gran penetración mediante reverso. Parecía que el homenaje aún seguía presente.

Los dos equipos empezaron con dos defensas muy intensas a toda la pista para dificultar la subida del balón pero en ataque el CSKA lo fallaba todo y los hombres de Messina controlaban el rebote defensivo mientras aniquilaban el aro rival (10-30).

En el segundo cuarto se produjo una gran reacción de los locales, con Mike James y Toko Shengelia guiando a los suyos, pero justo antes del descanso apareció Kevin Punter con dos triples seguidos para enfriar un pabellón en ebullición (34-47).

En la reanudación siguió el acoso del CSKA para recortar distancias pero los triples del Milano dictaban sentencia y borraban del mapa cualquier atisbo de remontada (55-70).

En el último periodo siguió la misma tendencia, el CSKA se acercaba pero apenas podía superar la barrera de los seis puntos. El Milano pasó sus momentos de apuros pero mantuvo la calma y gozó de una victoria muy importante (76-84) destapando el tarro de las esencias del tiro exterior con un gran acierto (10/23 en triples) y con un Kevin Punter tocado por una varita mágica (5/9 en triples).