El CSKA Moscú venció por 89-96 en la cancha del Real Madrid y acaricia el factor cancha en los cuartos de final. Los rusos, comandados por Clyburn y con grandes secundarios como Voigtmann y James, se resarcieron de la derrota ante Milano. Tavares y Thompkins se encontraron demasiado solos.

CSKA toma ventaja desde el triple

Toko Shengelia abrió el marcador del partido y sirvió como comienzo para un parcial inicial de 0-8 para los suyos. Los blancos se repusieron rápido y evitaron que CSKA se despegara en el tanteo. El georgiano hizo mucho daño abriendo el campo como ‘5’ y anotó tres triples en el primer periodo. El Real Madrid no pudo hacer otra cosa que mantenerse a remolque, aunque nunca perdieron la estela de los rusos. El conjunto visitante consiguió una renta mínima al término del primer cuarto con el 21-23.

El inicio del segundo parcial tuvo la misma tónica que el anterior. Los de Itoudis impusieron un ritmo más en ataque a golpe de triple, al que el Madrid no fue capaz de llegar. Clyburn y James propulsaron a su equipo desde la línea de tres y la diferencia superó los diez puntos. Los de Laso, que se encontraron absolutamente noqueados, no pudieron redimir esta situación y dos tiros libres finales de Mike James colocó un resultado al descanso de 41-55.

Los rusos resisten al intento de remontada madridista

Tras volver de los vestuarios, los moscovitas alcanzaron los veinte tantos de ventaja sin mayor dificultad y las opciones de victoria local parecieron llegar a su fin. Pero los blancos, lejos de rendirse, reaccionaron con un gran nivel de Thompkins y Carroll. Fabien Causeur puso la guinda a unos cinco minutos magníficos de los suyos y el Real Madrid llegó a los últimos diez minutos de partido con vida (67-74).

Los de Laso llegaron a estar solo cinco por detrás tras una canasta inicial de Carroll. Pero Clyburn continuó con su exhibición y, ayudado por Voigtmann, devolvió los dos dígitos de ventaja a los suyos, diferencia que se mantuvo durante buena parte del cuarto. Cuando el partido parecía escaparse para el Madrid, un parcial de 8-0 construido a base de errores de su rival resucitó a los ‘merengues’. Un par de rebotes ofensivos y un triple crucial de Voigtmann sentenciaron la victoria del ejército rojo por 89 a 96.

El mejor jugador del encuentro fue Will Clyburn. El alero de Detroit acabó con 23 tantos, 4 triples y 30 de valoración. El estadounidense estuvo escoltado a la perfección por James (22 puntos con 4 triples) y Johannes Voigtmann (18-9, con cuatro tiros de tres convertidos y 24 de valoración).

Por parte del Real Madrid, los 20 tantos de Trey Thompkins (también con cuatro triples) y el doble-doble de Tavares (12-13) para 31 créditos de valoración, no sirvió para doblegar a los rusos.