Fenerbahce y Zalgiris se han enfrentado en Estambul en un duelo directo para el top8, a solo cinco jornadas para el final de la liga regular, y en el que los turcos han borrado del mapa a su rival para imponer su ley con comodidad (84-61).

Nando De Colo (16 puntos) y Jan Vesely (21 puntos) han liderado a los suyos hacia el triunfo con determinación y constancia. Ambos superaron los 25 minutos en pista y no se relajaron en ningún momento. Disfrutaron del juego y el Zalgiris solo fue un juguete roto que aplastaron con facilidad.

La dirección de Nando De Colo y el poderío de Vesely en la pintura fue determinante desde los primeros compases. El base francés dio una clase magistral en el primer periodo con tres asistencias, 3/3 en triples y 12 puntos (28-18). El pívot checo, por su parte, culminó un precioso alley-oop, a una mano y con oposicion, y se fue al descanso con 13 puntos (45-26).

El Zalgiris, muy errático en ataque, se mostraba colapsado con la zona de Kokoskov. Perdía balones que se convertían en contraataques imparables, no podía superar la defensa turca y el partido se le hizo muy largo. En la reanudación las sensaciones seguían siendo muy malas para los lituanos, sin fluidez en ataque y sin opciones en el rebote ofensivo (66-46). El último periodo fue un paseo militar para el Fenerbahce, llegó a distanciarse por 30 puntos, aunque al final se relajó y el Zalgiris pudo maquillar un poco el resultado en un partido sin historia (84-61).

Tras este enfrentamiento, el Fenerbahce se reivindica como un gran equipo que quiere llegar a la Final Four mientras que el Zagiris pierde gran parte de sus posibilidades de entrar en el top8.